Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Lo velan jugando dominó dentro de un bar en Río Piedras

Por Rosita Marrero y Bárbara Figueroa 10/18/2015 |05:09 p.m.
El ingenio detrás del insólito velatorio recae en la Funeraria Marín, conocida por embalsamar y preparar cuerpos de una forma fuera de lo común. ([email protected])  
El cadáver de Jomar Aguayo Collazo fue sentado en una mesa de dominó dentro del establecimiento que es propiedad de su madre.

Todo parecería transcurrir con completa normalidad  y tranquilidad en la barriada San José en Hato Rey,  de no ser por  el velorio de un joven “jugando dominó”  en un bar, recostado de una pared, con las  fichas colocadas en una mesa, en una jugada que no terminó.

Solo él jugaba su última partida; las otras tres sillas estaban vacías, aunque por momentos por el día algunos se sentaron en las restantes sillas.

A la corta edad de 23 años,  Jomar Aguayo Collazo murió abatido a tiros durante una balacera ocurrida el pasado domingo, en el negocio El Regreso, en la calle Calzada de la barriada San José.

Esta vez se encontraba en otro negocio, el Bar Carmín, discretamente ubicado en una calle en la que se cerró el paso. 

Se escuchaba la música de una vellonera. 

Al entrar al bar,  propiedad de la madre del occiso, bombas de diversos colores decoraban el lugar. 

En una esquina cercana a la barra había  una mesa blanca de plástico y allí,  vestido con una indumentaria deportiva azul pavo, se observaba el cadáver sentado del joven, con su cabeza cubierta por una gorra, también azul, cabizbajo, mirando la jugada.

A juzgar por la forma como lo velaban, era un jugador de dominó consumado y ese era el bar que frecuentaba.

 

lo velan jugando dominó dentro de un bar en río piedras
1/7
cor

El cadáver de Jomar Aguayo Collazo fue sentado en una mesa de dominó dentro del establecimiento que es propiedad de su madre. ([email protected])

El ingenio detrás del insólito velatorio recae en la Funeraria Marín, conocida por embalsamar y preparar cuerpos de una forma fuera de lo común. ([email protected])

El cadáver de Jomar Aguayo Collazo fue sentado en una mesa de dominó dentro del establecimiento que es propiedad de su madre. En la foto, el primo del fallecido, Wilmer Rivera, se sienta a su lado. ([email protected])

El ingenio detrás del insólito velatorio recae en la Funeraria Marín, conocida por embalsamar y preparar cuerpos de una forma fuera de lo común. ([email protected])

El cadáver de Jomar Aguayo Collazo fue sentado en una mesa de dominó dentro del establecimiento que es propiedad de su madre. ([email protected])

El ingenio detrás del insólito velatorio recae en la Funeraria Marín, conocida por embalsamar y preparar cuerpos de una forma fuera de lo común. ([email protected])

El cadáver de Jomar Aguayo Collazo fue sentado en una mesa de dominó dentro del establecimiento que es propiedad de su madre. ([email protected])


La hermana, muy parca, indicó que Aguayo Collazo murió la semana pasada y que lo estaban velando  desde la noche anterior.

Se celebraba la vida del joven. El número 23 que colgaba de la pared y las bombas así lo demostraban.

Los dolientes, en su mayoría jóvenes, escuchaban música y conversaban con los familiares. Nadie comentaba, nadie era bienvenido, solo “su gente”.

Su padre, José Aguayo Calderón, muy afligido y con cerveza en mano, indicó que era su hijo más pequeño.

“Tenía 23 años, con dos días”, dijo.

¿Por qué lo quisieron velar así? 

Porque la mamá, el hermano y la hermana  lo quisieron poner así y hablaron con la Funeraria Marín.

¿Le gustaba jugar dominó?

Le gustaba jugar dominó y también billar.

¿Venía mucho a este bar?

Sí, porque él vivía aquí. Vivía arriba. La mamá también vive aquí. Es la dueña del negocio.

¿Aquí está la familia?

Están los familiares y vecinos. Aquellos que están allí son de Morovis. Vinieron de Morovis. 

“Yo estoy bien afectado. Yo lo supe el domingo porque mi compadre me llamó el domingo pasado;   cuando yo llegué el domingo vi a sus hermanas  y a su mamá llorando ahí al frente. Ahí supe que había muerto”, expresó don José.

¿Cómo murió?

Fue a tiros.

¿En qué lugar?

En el parque de San José. Ellos estaban  aquí, desde temprano llegaron aquí. Andaban cuatro. Le celebraron el cumpleaños el jueves.

La entrevista concluyó. Un joven con amabilidad pidió que se abandonara el bar.

Mientras, la fiesta continuaba, se escuchaba música y se daban el trago en entera privacidad. 

Aguayo Collazo fue uno de tres individuos que fue asesinados el pasado domingo. 

Se informó que él  tenía récord delictivo por sustancias controladas.

Al examinar el cuerpo de Aguayo Collazo, la Policía le ocupó un arma de fuego.

En el tiroteo, otras cuatro personas resultaron heridos de bala.

El sepelio de Jomar, llamado ahora “el muerto jugando dominó”, será hoy en el cementerio de la capital en Río Piedras,  a las 10:00 de la mañana.

Velorios inusuales

Nuevamente, el ingenio detrás del insólito velatorio recae en la Funeraria Marín, conocida por embalsamar y preparar cuerpos de una forma fuera de lo común.

La Funeraria Marín ha realizado otros velorios exóticos como la de un boxeador que fue colocado en un cuadrilátero, la de una anciana velada en una mecedora y otro cadáver en su motora.

Lee también: El muerto para'o

 

velorios raros
1/10
cor

Agosto 2008: Ángel “Pedrito” Pantoja Medina, de 24 años, fue velado de pie en la sala de su casa, en San Juan. (Archivo)

Abril 2010: David N. Morales Colón, de 22 años, fue velado sobre una motora en la Funeraria Marín, en Río Piedras.

Mayo 2010: Julio López, de 39 años, fue velado también sobre una motora en una comunidad boricua de Filadelfia.

Julio 2010: Edgardo Velázquez fue velado dentro de una de sus ambulancias. El hombre era paramédico de profesión.

Julio 2011: Carlos M. Cabrera Mercado, vecino del sector San José en Río Piedras, fue expuesto vestido similar al Che Guevara y sentado en la cancha bajo techo de la comunidad.

Agosto 2013: Don Eusebio Carrasco decidió velar dentro de un ataúd y como si fuera un ser humano a su perrito sato 'Brownie', a quien quería como parte de su familia.

Enero 2014: El boxeador puertorriqueño Christopher Rivera, quien murió asesinado, fue velado como si estuviese listo para pelear en el ring. ([email protected])

En mayo de 2014, la octogenaria Georgina Chervony Lloren fue velada sentada en su mecedora.

En octubre de 2015, el cadáver de Jomar Aguayo Collazo, fue presentado sentado y jugando dominó en el Bar Carmín, en Río Piedras. (Suministrada)

Marzo 2016: A Fernando de Jesús Díaz Beato le encantaba sentarse en el comedor de su casa sobre una silla de madera a descansar. Y, precisamente así fue como su familia decidió velarlo... y con los ojos abiertos. (Suministrada)

 

Regresa a la portada

Tags

Río Piedras