Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Temen por servicios de educación especial en Arecibo

Por Griselle Vázquez Sevilla / [email protected] 05/18/2017 |00:00 a.m.
El Horizonte
El plantel que cerrará tiene varios salones adaptados para niños con autismo. (SUMINISTRADA)  
Aseguran que la escuela receptora no tiene espacio para los estudiantes.

Válidas interrogantes se han levantado en varias comunidades escolares del País a raíz del proceso de cierre de escuelas del Departamento de Educación (DE).


En la Región Educativa de Arecibo, también alzó la voz en contra del cierre de su plantel la comunidad escolar de la John W. Harris en El Coto, Arecibo.

Johanna De Jesús, portavoz de dicha comunidad escolar destacó que en su escuela cohabitan estudiantes de la corriente regular junto a una población considerable de Educación Especial (EE) y el plantel cuenta con unos cuatro salones preparados para grupos de niños con autismo, cada uno equipado con servicios sanitarios. Además, se ofrecen diferentes servicios de terapia, sicología, y trabajo social en la misma escuela.

“Nos quieren pasar a una escuela intermedia, que no cuenta con las facilidades adecuadas ni para los niños con autismo, ni para los de kindergarten. Entonces, los padres se oponen porque la escuela receptora es para nenes más grandes, de séptimo y octavo. Nos preocupa el patio (interacción entre estudiantes) a la hora de almuerzo. Y, pues, los niños con autismo y de kínder no van a tener sus salones con sus facilidades. Necesidades básicas que requieren para ambos…, dijo De Jesús quien añadió que no tienen claro si todos los niños pasarían a esa escuela intermedia ya que todo el proceso se ha caracterizado por la desinformación.

“Nunca se le informó a nuestro director, Bernardo Pérez, que la escuela la iban a cerrar. Nos enteramos (padres), a través de las redes sociales el viernes a las tres de la tarde, por la lista que apareció. Nadie (del DE) nos visitó antes. A los padres no se les reunió, ni se les informó ni nada”, acotó la portavoz de la escuela que cuenta con una matrícula de unos 253 estudiantes.

También en este caso, les preocupa tanto el destino de la estructura una vez cierre como la falta de espacio en la escuela receptora.

“Mi opinión es que ¿cómo van a economizar si es que tienen que invertir en la Escuela Intermedia Norberto Padilla (escuela receptora) para hacer salones para nuestros niños?”, destacó De Jesús.

La líder acentuó que su escuela tiene espacio de sobra. “Hemos enviado cartas pidiéndole a nuestra secretaria del DE que tome en consideración nuestros niños todos, EE, con autismo y que no tenemos problemas en que la José Gualberto Padilla envíe a sus estudiantes a nuestro plantel, donde contarían con un espacio para ellos sin necesidad de inversión”.

Luego de varios intentos de comunicación con el DE, específicamente con la directora de la Región de Arecibo, Maribel Colón González, no se obtuvo una reacción sobre este caso.

Regresa a la portada