Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Se agravan las condiciones de los embalses

Por Frances Rosario / [email protected] 08/10/2015 |07:38 a.m.
Carraízo, el embalse en peor estado, está a poco menos de cuatro metros para caer en el nivel “fuera de servicio”. (Archivo)  
No hay esperanza de precipitación importante hasta la madrugada del miércoles, cuando se espera el paso de una onda tropical.

Los efectos de la sequía que atraviesa el 84.74 por ciento de la Isla siguen haciéndose sentir en el nivel de los embalses, mientras no hay esperanza de precipitación importante hasta la madrugada del miércoles, cuando se espera el paso de una onda tropical.

El informe diario de los niveles de los embalses de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) muestra cifras poco alentadoras para los principales cuerpos de agua de la mitad este, pero da indicios que ya gana terreno hacia la mitad oeste, tal como la ha anticipado el Monitor de Sequía de los Estados Unidos.

La situación es tal que de no registrarse lluvias significativas en su cuenca, el embalse de Toa Vaca, en Villalba, el cual está clasificado en sequía moderada, llegaría esta misma semana al nivel de ajuste operacional. Solo le faltan 10 centímetros para llegar a la crítica condición. Su nivel actual es de 145.10 metros.

En comparación con ayer, domingo, Toa Vaca bajó tres centímetros en las pasadas horas.

Mientras, Carraízo, el embalse en peor estado, está a poco menos de cuatro metros para caer en el nivel “fuera de servicio”. Específicamente, su nivel este lunes era de 33.89 metros y saldría de funciones a los 30 metros.

La AAA clasifica los niveles de alerta en seis categorías, siendo el nivel de desborde el más alto, y la fase de fuera de servicio la de escasez más extrema. Antes de que el embalse esté fuera de servicio, se encuentran los niveles de ajustes operacionales, el cual implica tomar medidas para evitar el rápido descenso del cuerpo de agua. Le sigue el de control, en el cual se deben imponer las medidas más estrictas, como el racionamiento en periodos más extensos, para evitar que el embalse quede fuera de uso.

Niveles de los embalses 

En fase de control está tanto Carraízo en Trujillo Alto, y La Plata, en Toa Alta.

Los 140,000 abonados de Carraízo, que son residentes de Carolina, Trujillo Alto, así como sectores de San Juan, Canóvanas y Gurabo, comenzarán este jueves un nuevo patrón de racionamiento en el que solo se les proveerá el servicio de agua potable dos veces a la semana.

La situación actual de Carraízo es tan crítica, que en los periodos que están fuera de servicio, como ocurrió ayer, domingo, bajó tres centímetros. Se supone que en este periodo del racionamiento el embalse recupere y aumente levemente de nivel.

La Plata, entretanto, está en un plan de racionamiento de dos días sin servicio y un día con agua potable que afecta a 180,000 residentes de Bayamón, Guaynabo, Toa Alta, Toa Baja, Cataño, así como sectores de San Juan, Corozal, Naranjito y una urbanización de Dorado.

Ayer, domingo, la zona sur de racionamiento tuvo servicio de agua. El resultado fue un descenso de 12 centímetros.

Su nivel actual es 35.47 metros. Llegaría a fuera de servicio al alcanzar los 31 metros.

Los otros embalses en niveles críticos son Cidra, Patillas y Río Blanco, Naguabo. Estos están en nivel de ajuste operacional, pero no han sido incluidos en planes de racionamiento.

En el informe diario de la AAA también se destaca que no se informó cómo está el embalse Caonillas. De hecho, se ubicó en 0 metros o en nivel fuera de servicio.

Sin embargo, el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), quien está a cargo de la medición de los embalses, da cuenta de que el embalse está en nivel de seguridad en 250.16 metros.

Débil onda tropical para la madrugada del miércoles

Las condiciones del tiempo esta semana no se vislumbran con lluvias que vayan en aliviar estas condiciones de sequía que atraviesa gran parte de la Isla.

Este lunes en la mañana aguaceros pasajeros, “pero bastante leves”, se registran en la mitad este de la Isla. En horas de la tarde, entretanto, se reportará una “actividad limitada de aguaceros y tronadas en el oeste de Puerto Rico”, informó el meteorólogo David Sánchez, del Servicio Nacional de Meteorología.

Estos chubascos se deben a humedad que arrastra los vientos alisios.

Aguaceros más importantes se esperarían para la noche del martes y la madrugada del miércoles, cuando pasará cera a la Isla una onda tropical.

“Se espera actividad de aguaceros y tronadas en gran parte de la Isla, pero lo actividad más fuerte se mantendrá sobre el mar Caribe”, dijo el meteorólogo.

Añadió que “no quiere decir que no va a llover. Se espera actividad de aguaceros más bien para el sureste y oeste de Puerto Rico durante ese periodo del miércoles en la mañana”.

Para estos días no se vislumbra una alta concentración de particulado de polvo del desierto del Sahara. Mientras, las temperaturas permanecerán en los altos 80 grados Fahrenheit y los bajos 90 grados, debido a que los vientos llegan del este.

En cuanto a las condiciones marítimas, sepa que están “tranquilas”, informó Sánchez.

Olas de entre dos a cuatro pies y vientos del este de 10 a 15 nudos se reportan este lunes.

Solo se recomienda precaución a los bañistas que acuden a playa Jobos, en Isabela, y al balneario de Puerto Nuevo, en Vega Baja, por el riesgo moderado de corrientes submarinas.

Mira la portada de primerahora.com