El presidente y gerente general regional de Univision Puerto Rico, Ramón Pineda, indicó en el día de hoy que el canal estará realizando una investigación sobre las expresiones del analista político Jay Fonseca en relación a las ejecutorias de la prensa del país, haciendo una mención implícita sobre el periodista Rubén Sánchez y una explícita contra el conductor del programa Jugando Pelota Dura, el expolítico Ferdinand Pérez.

“Univision Puerto Rico, Univision WOLE y WKAQ-AM 580 forjan desde hace tiempo un legado de informar, empoderar y entretener a nuestra comunidad en Puerto Rico. Nuestra relación con nuestra audiencia se basa en la confianza y un compromiso por parte de todo nuestro equipo de noticias con ofrecer reportajes exactos y equilibrados que cumplen con los más altos estándares editoriales y éticos. En Univision Puerto Rico nos enorgullecemos de la cobertura imparcial e independiente que brindamos a nuestros televidentes sobre los más importantes asuntos políticos, sociales y económicos con un impacto en la isla.

Cuando oímos las acusaciones hechas por Jay Fonseca, uno de nuestros populares conductores, iniciamos un análisis interno para determinar si hubo en algún momento una infracción o desacato de los estándares y las normas editoriales de Univision y tomaremos las medidas apropiadas”, expresó Pineda en declaraciones escritas.

La ejecución de los medios de comunicación fue fuertemente cuestionada por el analista Jay Fonseca durante su segmento en la misma emisora radial, luego que se revelara que en las conversaciones de Telegram el gobernador Ricardo Rosselló y miembros de su equipo de trabajo delineaban estrategias para manipular a la prensa.

"Resultaba ser que la prensa era tan corrupta como el gobierno y yo vengo años diciéndolo, pero no teníamos evidencia, ahora la tenemos, incluyendo gente que trabaja en esta emisora (WKAQ), que tienen mucho que explicar, y si la emisora no le gusta que lo diga, que me bote", dijo el abogado.

El columnista de Primera Hora también mencionó al exrepresentante Ángel "Gary" Rodríguez, quien aparece en Lo Sé Todo y Nación Z.

Pérez y los panelistas de Jugando Pelota Dura negaron las implicaciones ante las cámaras del estudio en Univision. Fonseca, por su parte, intentó comunicarse con el exlegislador mientras corría el espacio televisivo, pero según él, no contestaba. 

Por su parte, Rubén Sánchez aseguró que es él quien decide qué información ofrece durante sus entrevistas en WKAQ 580.

La administración de Rosselló se encuentra en su peor momento luego de que se filtraran las expresiones que él y miembros de su equipo de trabajo hicieron en el servicio de mensajería, y las autoridades federales arrestaran a varios funcionarios y contratistas.

En el chat, que les ha costado su puesto a varios de sus integrantes, participaban los asesores en comunicaciones del gobernador, Carlos Bermúdez y Rafael Cerame; el exasesor legal, Alfonso Orona; el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y representante del gobierno ante la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Christian Sobrino; el secretario de la gobernación, Ricardo Llerandi; el exsecretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario; el exsecretario de Hacienda, Raúl Maldonado; y el exdirector de campaña del gobernador y exrepresentante del gobierno ante la JSF, Elías Sánchez Sifonte; y el secretario de Asuntos Públicos, Anthony Maceira.

Además de mensajes en los que se compartieron interioridades, memes, burlas a otros políticos y comentarios soeces, sexistas y homofóbicos, los participantes discutían asuntos de la administración del gobierno, y se hacían llamados a atacar y desacreditar a funcionarios locales y federales.

El pasado 10 de julio las autoridades federales arrestaron a la exdirectora de la Administración de Seguros de Salud, Ángela Ávila; a la exsecretaria de Educación, Julia Keleher; a los contratistas Fernando Scherrer, Alberto Velázquez Piñol y Mayra Ponce Mendoza; y a la exayudante de Keleher, Glenda Ponce Mendoza. Un gran jurado federal los acusó por cargos por fraude, lavado de dinero, conspiración para cometer fraude y hurto de dinero.