Cada vez más populares entre jóvenes los cócteles sin alcohol

Por The Associated Press 09/04/2019 |08:34 a.m.
Según una encuesta, 17% de 1,228 personas entre las edades de 22 y 24 años que beben fuera de casa dicen estar interesadas en los "mocktails". (Saleina Marie Photography vía AP)  
Bares y restaurantes toman en consideración la idea de clientes sobrios que quieren algo más que agua gasificada con un toque de jugo.

Nueva York. Los bares que sirven cócteles sin alcohol atraen cada vez más a jóvenes, sobre todo mujeres. El aumento de interés sucede cuando, en general, menos personas beben si no están en casa y el movimiento #MeToo ha provocado que las mujeres busquen bares con ambientes más cómodos, indicó Amanda Topper, directora asociada de investigación para servicio de alimentos en la firma investigadora Mintel.

Los “mocktails”, como se les conoce a estos cócteles, no sólo proliferan en bares sin alcohol. Bares y restaurantes regulares también toman en consideración la idea de clientes sobrios que quieren algo más que agua gasificada con un toque de jugo de arándano.

Las bebidas sin alcohol aumentaron 35% como una opción de bebida en los menús de los bares y restaurantes de 2016 a este año, según Mintel. Topper dijo que 17% de 1,228 personas encuestadas entre las edades de 22 y 24 años que beben fuera de casa dicen estar interesadas en los “mocktails”.

Ese interés, dijo, también se fomenta por el movimiento de salud y bienestar, e ingredientes de mejor calidad en un momento en que los bármanes se toman más en serio estas bebidas.

“Realmente empezó hace unos años con la idea del enero seco, cuando los clientes dejan de consumir alcohol durante el mes”, dijo Topper. “Eso cambió a un movimiento a largo plazo y una opción de estilo de vida”.

El bar Listen, ubicado en la calle Bleecker en el centro de la ciudad de Nueva York, organizó una competencia de “mocktails” entre bármanes que prepararon bebidas entre las que estaba The Holy Would, compuesto por Seedlip Grove 42 -un destilado sin alcohol- jarabe de palo santo, jugo de manzana con baja acidez, amargos de limón y lima producidos con glicerina, y agraz, el zumo de la uva inmadura. La bebida es la creación de Fred Beebe, un barman en Sunday de Brooklyn.

Palo santo, por ejemplo, es un árbol oriundo de Perú, Venezuela y la península de Yucatán en México.

“Todos deberían poder tener una deliciosa bebida en un bar”, dijo Beebe. “La hospitalidad es asegurarnos que todos se la pasen bien. Para mí el alcohol ya no es la parte más importante de un cóctel. Los jugos frescos, jarabes, tinturas, mezclas y todo eso es lo que los hace divertidos”.

Regresa a la portada