Seguimos secos.

Las ondas tropicales que se mueven por la zona de Puerto Rico no han provocado los aguaceros necesarios para reducir la sequía severa que experimentan, principalmente, los municipios del sur y la mitad este del país.

Hoy, el monitor de sequía de los Estados Unidos indicó que un 22.44 por ciento del territorio isleño está severamente seco.

“La siembra se retrasa; los ganaderos están alimentando el ganado; el heno es escaso y el sector agrícola está sufriendo. Los árboles y las plantas muestran estrés y se implementa un estricto racionamiento de agua”, indica el Monitor de Sequía sobre lo que significa estar bajo esa categoría, la tercera en una escala de cinco.

Gran parte de Puerto Rico se encuentra anormalemente seco.

No obstante, este por ciento muestra una pequeña reducción en comparación con la semana pasada en la que el área severamente seca era 26.11 por ciento.

Justo para toda la zona de la Sierra de Luquillo y el extremo este de la Cordillera Central la sequía esta en nivel moderadamente seco. Este nivel se caracteriza por el riesgo de fuegos forestales y los bajos niveles de los cuerpos de agua. Un 54.69 por ciento de la isla está bajo esta categoría.

Precisamente esta zona es la que nutre al lago Carraízo, que esta mañana continuó bajando su nivel. Hoy, que comienza el racionamiento para los que se sirven de este lago el nivel bajo 0.10 metros para llegar a 37.02. Esto es nivel control, la categoría que queda antes de que quede fuera de servicio el embalse.

Situación en los embalses de Puerto Rico al 2 de julio de 2020.

Igualmente ocurre con el lago de Cidra que muestra una disminución de su nivel y ya está en Ajuste Operacionales. El déficit de lluvia para el área ha provocado estos peligroso niveles.

Mientras, la zona anormalmente seca se estima hoy en 73.20 por ciento.