Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Arroyo está satisfecho con su ‘casa’ remodelada

Por Raúl Álzaga / [email protected] 03/11/2017 |09:00 a.m.
"Se están haciendo las cosas como se deben". (Gerld López / [email protected])  
Hará su regreso a los Cariduros en una cancha Tomás Dones con notables cambios

Fajardo. La última vez que Carlos Arroyo se puso el uniforme de los Cariduros de Fajardo y jugó frente hace pueblo fue hace exactamente 20 años atrás durante la temporada de 1997 del Baloncesto Superior Nacional en su segundo año como profesional.

Desde entonces, muchas cosas han cambiado. Ganó cinco títulos del BSN con los Cangrejeros de Santurce, pasó nueve años en la NBA y sumó tres campeonatos en cinco años de acción en ligas europeas.

Y cuando Arroyo pise la cancha Tomás Dones nuevamente para un juego oficial el próximo 7 de abril ante los Caciques de Humacao la misma también se verá notablemente diferente, ya que actualmente está atravesando serias remodelaciones de cara a su regreso a la franquicia caridura este año como jugador y coapoderado.

“Estoy bien contento y agradecido con el compromiso del alcalde Aníbal Meléndez, que desde el principio que se le trajo al idea de un equipo en Fajardo su respuesta fue ‘Si. ¿Cuándo empezamos?’. Están trabajando en la cancha a todo vapor y las remodelaciones han incluido pintura afuera del coliseo, un nuevo tabloncillo que tendrá un nuevo logo, nuevos baños para el uso público y nuevos camerinos para árbitros y para jugadores caseros y visitantes. También tuvieron que nivelar el piso de la cancha con cemento antes de empezar a construir el tabloncillo”, dijo Arroyo a Primera Hora mientras supervisaba esta semana los trabajos en la instalación junto al alcalde fajardeño.

Según el alcalde, la cancha está pautada a ser entregada antes del 2 de abril y la inversión en ella suma unos $350,000.

“Hemos hecho arreglos hasta en el estacionamiento. Y también mandamos a buscar unos canastos nuevos, removibles. No como los que habían antes que se rodaban hacia el techo  y su estética no era buena, especialmente durante otras actividades, como garduaciones”, dijo el alcalde Melénez, quien fue el responsable de firmar a Arroyo con los Cariduros en el 1996, temporada que el jugador resultó ser Novato del Año.

Ansioso por jugar

Para Arroyo, el reloj no puede transcurrir suficientemente. Está desesperado por tener la cancha lista para practicar allí y  jugar ante su gente.

“Me gustaría practicar aquí al menos una semana antes. Hemos estado practicando en Gurabo y en la Universidad Interamericana en lo que terminan los arreglos. También vamos a hacer la ‘Copa Caridura’ del 23 al 25 de marzo con Quebradillas, Bayamón y San Germán pero tendrá que ser en otra cancha porque está todavía no estará lista”, dijo Arroyo, quien aun recuerda vívidamente su último juego efectuado en la Tomás Dones en el 1996.

“La última vez que jugué aquí con Fajardo fue ante los Titanes de Morovis, que tenían a Mario Butler y a Carmelo Travieso, quien venía de jugar en UMass y estaba bien duro. Esa noche ya nosotros estábamos eliminados y Morovis necesitaba ganar en Fajardo para entrar a playoffs. Sin embargo, esa noche yo metí 38 puntos, incluyendo dos donqueos, y dejamos a Morovis fuera de playoffs. Un par de años más tarde, cuando Butler jugó conmigo en Santurce me reclamó que yo le costé par de miles de dólares en bonos de playoffs (se ríe).  No sé si durante mi primer juego de regreso a Fajardo tendré un partido así como ese, pero lo importante es que salgamos con la victoria”.

Arroyo agregó que jugará hoy sábado en Juana Díaz pero en uniforme de los Leones de Ponce y frente a su equipo de Fajardo en un partido de fogueo de cara a el Final Four de la Liga de Las Américas que se efectuará en Barquisimeto, Venezuela el 18 y 19 de marzo.

 
Arroyo, contento con la remodelación del Coliseo Municipal de Fajardo


Regresa a la portada