Ramón Clemente sintió el llamado de su sangre boricua

Por Joel Ortiz Rivera 08/14/2019 |11:45 p.m.
El delantero del Equipo Nacional cada día se funde más con la herencia cultural recibida de sus abuelos.
Ramón Clemente aquí en uno de los últimos entrenamientos de la Selección Nacional antes de viajar a China, donde jugarán en la Copa del Mundo. ([email protected])  

Con cada día que pasa, el canastero de la selección nacional, Ramón Clemente, se siente más llamado por su sangre, por su cultura, por su herencia puertorriqueña. Y con cada juego en que suda la camiseta del equipo boricua, la urgencia se multiplica.

Es por eso que recientemente, ante los eventos sociales y políticos que se dieron en la Isla, el canastero nacido en Nueva York, residente en Georgia  y nieto de puertorriqueños, no pudo resistirse al llamado cuando vio a sus hermanos boricuas protestando en las calles. Tuvo que actuar.

Así que, con teléfono en mano, y una gorra de Puerto Rico, Clemente llegó hasta el ahora icónico cruce entre las calles Fortaleza y Del Cristo en el Viejo San Juan para estar con sus compatriotas en un momento tan significativo.

“Cuando me enteré de todo lo que estaba pasando me puse a pensar sobre cosas y para mí, yo soy una persona del pueblo. Si no fuese por la gente de Puerto Rico no sería lo que soy en términos de baloncesto. La gente me brinda energía y yo se la devuelvo. Lo hago por la gente de Puerto Rico y nada más”, manifestó el canastero de 33 años y quien juega con la selección desde el 2013. 

Activo en las redes sociales como Twitter, Clemente primero colocó un mensaje que decía “ponerse de pie por algo o caer por todo. En esta estoy contigo, Puerto Rico. #RickyRenuncia”. En días subsiguientes, colocó mensajes de seguimiento a la salida de Ricardo Rosselló de la gobernación y destacando su preocupación por la manera en que fueron tratados los manifestantes y se unió a reclamos de otros canasteros, como José Juan Barea.

“Así que cuando vi cosas que afectaban a la gente en una manera negativa, me pegó duro. Estuve un par de días en mi hogar en Georgia y me puse a ver los mensajes en mi teléfono. Pero me dije que no podía pedir acción a través de mi teléfono y no estar allí. Hubiese sido hipócrita, en mi opinión”, dijo Clemente.

Así que cuando arribó a la Isla para las prácticas del Equipo Nacional, le puso acción a sus palabras.

“Estaba en Isla Verde comiendo, lo vi en televisión y guié hasta allá”, contó. “Ese era mi punto. Ir allí y demostrar que no lo hago solamente en mí teléfono. Que si podía estar allí iba a estar”. 

“Se sintió espectacular. Muy diferente a verlo en tu teléfono. Cuando estuve allí, durante los primeros 20 minutos, ni siquiera podía ver a los policías detrás de las barreras. Todo lo que me imaginaba era los gases y eso como que me dañó la cabeza. En mi mente me estaba imaginando a la gente corriendo por las calles con los policías y eso me sacó de sitio. Era difícil ver bien”, relató el delantero de 6’7.

Dijo que realmente mucha gente no se dio cuenta de su presencia allí y que algunos lo reconocieron. A los que le saludaron los complació con algunas fotos hasta que se dio cuenta de que “no fui hasta allí para eso. Fui para apoyar el movimiento. No fui a nada más ni a decir que era yo y que estaba allí. Fui a estar con la gente, me mezclé y estuve con ellos”.

Luego de la salida del gobernador, Clemente recurrió una vez más a las redes para expresar su orgullo de ser puertorriqueño y de ver a la gente levantarse y exigir algo, y no aceptar un no como resultado. 

“La unidad demostrada probó que todo lo que intentemos juntos se puede lograr. Mis respetos a los que estuvieron en la línea frontal y no tuvieron miedo. Bendiciones”.

Tras la experiencia, y con el entendimiento de que esta podría ser su última Copa del Mundo, Clemente practicó en San Juan con el quinteto patrio y retrasó su llegada a China por problemas con su pasaporte. que ya están resueltos. El canastero viajará hoy hacia China.

Pero entre los memes y videos de broma que coloca en sus redes, como uno en los que baila con dos frascos de adobo boricua, Clemente sigue ahondando sus raíces boricuas, tanto que en un futuro no muy lejano podríamos tenerlo en otra capacidad: de vecino.

“Necesito mirar un poco el real estate aquí en Puerto Rico. Este lugar es tan especial que no hay manera de que pueda retirarme y alejarme de todo esto. El lugar más hermoso de la Tierra”, escribió en un tuit.

Regresa a la portada

Tags

Ramón Clemente