País que pise el puertorriqueño Flor Meléndez para trabajar como técnico de baloncesto, país que tendrá su total colaboración y compromiso de desarrollar ese deporte a todos los niveles, de arriba hasta abajo, si así se lo permiten.

Esa es una de las metas que el venerado coach puertorriqueño siempre ha tenido muy en alto: dejar algo sembrado en cada país que lo llame a trabajar. Y el más reciente en donde está regando semillas lo es Panamá, que lo vio no solo dirigir a los Caballos de Coclé en la Liga Profesional de Baloncesto de Panamá y en la Liga de Campeones de FIBA Americas, sino también al equipo nacional adulto.

Meléndez, siempre preocupado por el desarrollo de jugadores y técnicos, le presentó un plan a la Federación Panameña de Baloncesto (Fepaba) que la entidad aceptó y que inicialmente desembocó en un campamento entre mediados y fines de mayo con los 75 mejores prospectos de Panamá entre 17 y 21 años, incluyendo a los jugadores que hicieron su escuela superior y universidad en Estados Unidos, junto a los que siguen en el país.

Esperemos que ese proyecto ya en un año pueda estar corriendo para entonces poder comenzar a desarrollar jugadores jóvenes en todo el país

-Flor Meléndez, dirigente

Y luego de conocer y evaluar al grupo durante el campamento de varios días, se reunió entonces con alrededor de 50 entrenadores de baloncesto de todo el país para ir preparándolos y mentalizándolos para el desarrollo de esos jugadores.

“Como técnico, cuando voy a un país, lo más importante, quizás hasta más importante que los torneos que uno gane, es lo que uno deja en el país; lo que uno le deja a la gente de ese país”, dijo Meléndez al hablar sobre la experiencia. “En Panamá se me ha dado otra oportunidad, con la diferencia de que esta vez es con la Federación, que uno puede llegar a más gente, y mientras ellos entiendan que yo puedo ayudarlos con eso lo voy a seguir haciendo. Es lo que quiero hacer por el baloncesto y es el lugar en que se me ha ofrecido eso”.

Meléndez organizó el pasado mes un primer campamento con los 75 mejores prospectos de Panamá entre 17 y 21 años.
Meléndez organizó el pasado mes un primer campamento con los 75 mejores prospectos de Panamá entre 17 y 21 años.

Así, durante varios días en la Arena Roberto Durán pudo ver de primera mano, en el llamado ‘Fepaba Camp’, el talento de jugadores prometedores como Alfonso Plummer, Iverson Molinar, Judah Brown, Luis Rodríguez, Guillermo Navarro, Aldimir Castillo, Jayden Garcés y Eric Grajales, todos jugadores a nivel de la NCAA, además de canasteros locales como Jacob Lewis, Jesús Lombardo, José Toruño, Justin Díaz, Isaac Mashore y Diego Hun, entre otros.

“Y fue excelente lo que vimos. Muchos jugadores muy jóvenes, y creo que aunque para las próximas ventanas muchos de ellos aún estarán estudiando, para el futuro como de los próximos dos años, la renovación de la selección será casi completa ante lo que hay ahora. Dependiendo de las fechas de las ventanas, yo creo que para el próximo ciclo de los 12 jugadores (en la selección), siete podrían estar entre este grupo (de juveniles)”, manifestó Meléndez.

El campamento tuvo un atractivo especial para muchos jugadores debido a que además de Meléndez y el técnico español Pedro Carrillo, participaron en la convocatoria figuras como los exjugadores nacionales Leroy Jackson (yerno de Meléndez), Michael Hicks y Mauricio Garcés, así como los técnicos locales Adriano Macías y José Gómez.

Uno de los próximos pasos recomendados por Meléndez a la Fepaba es el establecimiento de centros de entrenamiento en cada una de las nueve provincias panameñas aparte de la capital (Ciudad de Panamá).

“La Federación está mentalizada en que eso tiene que hacerse y ese es el trabajo que tengo cuando regrese. Ir provincia por provincia. Esperemos que ese proyecto ya en un año pueda estar corriendo para entonces poder comenzar a desarrollar jugadores jóvenes en todo el país”, indicó Meléndez.

“Yo les tiré un reto a los 50 entrenadores a ver si para la próxima vez que yo llegue a Panamá cada entrenador tiene un grupo de 15 jugadores entre los 12 y 14 años que ya estén preparando. Todos se comprometieron a que iban a trabajar con eso, pero si la Federación no pone énfasis en que hay que desarrollar a entrenadores, de los cuales la mayoría está en la capital, pues yo creo que se quedaría el baloncesto del resto del país sin desarrollo. Creo que eso es algo que tienen que trabajar bien duro”, agregó.

Meléndez no quiso entrar en comparaciones directas entre la manera en que él realiza este plan en Panamá y la manera en que se trabaja en Puerto Rico, pero si dijo que la idea de establecer centros de entrenamiento de baloncesto la tiene en su mente desde que fue candidato a presidir la Federación de Baloncesto de Puerto Rico en el 2016.

Y entiende que desde los esfuerzos del técnico Georgie Rosario y los suyos propios con el Programa de Altura, en la Isla no se está haciendo mucho en ese sentido.

“Sí se están reuniendo las selecciones nacionales de distintas edades, pero no es lo mismo tener lo que yo entiendo que debe pasar en Puerto Rico, que es abrir centros de entrenamiento en diferentes áreas del país, como lo vamos a hacer en Panamá”, dijo.

“Uno se siente contento porque creo que esa debe ser la misión de todo entrenador: donde vas, dejar algo sembrado”, continuó. “Yo lo he tratado de hacer así en todos los países a los que he ido, y en todos los clubes”.

“Siempre llevo una pelea muy grande de que en Puerto Rico cuando el jugador se retira es muy poca la oportunidad que se les da para trabajar en el Baloncesto Superior. Y eso tú lo ves, que muy pocos jugadores, uno o dos, de tantos que van y estudian en Estados Unidos, regresan. Y que no hayan proyectos para que esas mentes sigan desarrollándose y ayudar al baloncesto de categorías menores. Eso es algo que siempre me ha preocupado y por eso no dejo de hablar del tema porque entiendo que en Puerto Rico se puede trabajar mucho mejor con las categorías menores y las mismas selecciones. Podríamos estar haciendo cosas más grandes que las que hacemos ahora”, afirmó.

Lo próximo para Meléndez es trabajar con los Indios de Mayaguez del BSN, pero ya dejó programada una liga Sub 21 y una Sub 16 en Panamá. Además, antes de fines de año quiere hacer otro campamento, pero con las jugadoras prospecto del baloncesto femenino. Para trabajar con éstas ya recomendó al técnico argentino Roberto Santín.

“Nací en Cidra, soy de Cidra, me crié en Barrio Obrero, soy de Barrio Obrero, soy puertorriqueño. No quiero nada más que a Puerto Rico… pero tengo que trabajar. Como profesional tengo que ir a donde me llamen y hacer lo mejor que pueda donde sea que me llamen”, afirmó Meléndez.