Lake Buena Vista. La NBA cree con convicción que ha considerado todas las maneras posibles de hacer que la acción de la liga sea lo más segura posible para todos sus componentes cuando reanude su temporada a finales de mes.

Eso incluye un plan para evitar que los pitos de los árbitros lancen saliva al aire.

Los oficiales que están trabajando en las reanudaciones de la NBA y la WNBA están usando los mismos pitos de siempre pero estos están cubiertos ahora con una pequeña capa de tela diseñada para retener cualquier partícula de saliva que pueda emanar de sus bocas y a través del aparato cuando silven para alertar de una jugada.

“Con todas las medidas de salud tomadas para asegurarnos que el COVID-19 no se propague en nuestra burbuja, necesitábamos hacer algo para hacer los pitos seguros”, dijo Monty McCutchen, el otrora árbitro de la NBA que es ahora vicepresidente de la liga y está a cargo de supervisar el programa de arbitraje de la liga. “En lo que solía ser un mundo normal, no nos preocupábamos de lo que pudiera salir de un pito... saliva, humedad, un ‘mist’ o una combinación de todo eso. Pero ahora sí, y necesitábamos atenderlo”.

Los pitos de la NBA no son pitos normales. Son artefactos de alta tecnología, fabricados por Fox 40, una compañía que también provee pitos a la NHL, NFL y ligas colegiales. Los mismo están calibrados para trabajar con precisión la detención del reloj al comunicarse con los oficiales de mesa mediante radio.

La NBA informó que corrió muchas pruebas para estar segura que las cubiertas de telas —que son lavables y rehusables— no afectaran el sistema tecnológico de ninguna forma o manera. La tela se adhiere al pito con velcro y funciona si el oficial quiere llevar el pito colgando de un collar o en su mano.

Esta foto del árbitroTony Brothers muestra como su pito está cubierto por una tela especial. (Tim Reynolds)

“Tuvimos varias ideas bajo consideración pero nos decidimos por esta”, dijo McCutchen. “Hay otras cubiertas que son de un material plástico más fuerte que está disponible en caso que lo necesitemos. Pero consideramos que estar esta solución es la más razonable y fácil de adaptar, porque también hace al pito más fácil de agarrar”.

El árbitro Zach Zarba dijo que le tomó un tiempo acostumbrase al artefacto, pero que ya se siente cómodo con el mismo.