Boston. Durante tres periodos, los Celtics respondieron a cada golpe que propinaron los Warriors.

Sin embargo, los errores y la incapacidad de frenar una última ofensiva de Golden State en el cuarto periodo condenaron a Boston a una derrota por 107-97 el viernes, en el cuarto partido de las Finales de la NBA.

Ahora, con la serie igualada, los equipos disputarán el quinto duelo el lunes por la noche en San Francisco.

El equipo que ha mostrado su capacidad para solventar encuentros de vida o muerte tendrá que hacerlo una vez más, si es que quiere el 18vo campeonato en su historia.

Jayson Tatum finalizó con 23 puntos, 11 rebotes y seis asistencias, pero atinó sólo ocho de 23 disparos de campo. Asimismo, incurrió en seis de los 16 balones perdidos por Boston, lo que derivó en 19 puntos de los Warriors.

Los Celtics tienen ahora una foja de 1-6 en partidos de esta postemporada en los que pierden 16 balones o más. Cuando la cifra es de 15 o menos, su registro es de 13-2.

Es mi culpa. Tengo que mejorar”, dijo Tatum. “Sé que estoy teniendo un impacto en el juego en otras formas, pero tengo que ser más eficiente, tirar mejor, terminar mejor en el aro”.

Jaylen Brown añadió 21 puntos y Marcus Smart hizo 18.

El revés eclipsó una gran noche del centro Robert Williams, quien totalizó siete puntos, 12 rebotes, cuatro asistencias y dos tapones antes de ir a la banca debido a que comenzó a cojear de su operada rodilla izquierda.

Su disponibilidad en adelante preocuparía a los Celtics, de cara al quinto duelo.

Boston pareció tener el control del compromiso, al atinar 15 triples y responder a varias rachas de Golden State.

Las cosas cambiaron en el cuarto periodo, cuando siguieron acumulándose los balones entregados por Boston, superado por 28 puntos contra 19 en los últimos 12 minutos.