Memphis, Tennessee. Los Grizzlies de Memphis evitaron ser eliminados con el marcador más alto de la historia de la franquicia en postemporada.

Su base estelar Ja Morant animaba desde la banca, e hizo una apuesta al corear “¡Grizz en siete!”.

Jaren Jackson Jr., Desmond Bane y Tyus Jones anotaron 21 puntos cada uno por los Grizzlies de Memphis, que arrollaron el miércoles 134-95 a los Warriors de Golden State para forzar un sexto juego en las semifinales de la Conferencia Oeste.

“Hemos superado las expectativas desde que llegamos aquí”, dijo Bane. “Casi parece que cada vez que alguien piensa que no podemos hacer algo, terminamos haciéndolo. De modo que nunca quiero poner un límite a este equipo en lo que podemos hacer, porque todo es posible”.

Dillon Brooks añadió 12 unidades por Memphis. Ziaire Williams y Brandon Clarke aportaron 11 puntos por cabeza, mientras que De’Anthony Melton sumó 10.

Steven Adams capturó 13 rebotes, incluidos seis ofensivos.

Los Grizzlies jamás estuvieron en desventaja. Brindaron su mejor desempeño en lo que va de esta serie par acercarse a 3-2, incluso sin Morant, quien se perdió su segundo compromiso en fila por un golpe óseo en la rodilla derecha.

“Sabíamos lo que había en juego”, dijo Jackson. “Pero no cambiamos nada. Sólo nos calmamos, vimos el video, comprendimos lo que teníamos que aprender del último juego y salimos allí y lo ejecutamos”.

Memphis mejoró a una foja de 4-11 en partidos en que corre el riesgo de ser eliminado. Anotó 77 puntos en la primera mitad, la mayor cantidad en la historia de la franquicia en postemporada.

En el tercer periodo, los Grizzlies estiraron su ventaja a 55 unidades, con lo que estuvieron en riesgo de superar las tres mayores palizas en la historia de la postemporada.

Su ventaja de 52 puntos después de tres cuartos igualó la mayor en un duelo de playoffs en los últimos 70 años.

Klay Thompson lideró a Golden State con 19 puntos, Jonathan Kuminga anotó 17, Curry añadió 14 y Damion Lee y Moses Moody sumaron 10 cada uno.

Thompson dijo que habían esperado sentenciar la serie, pero habían jugado “como una sombra de nosotros mismos”.

“Fue espantoso”, dijo Thompson. “Fue bochornoso desde el principio. No tuvimos un gran ritmo. Fueron más agresivos que nosotros, como se ve en sus 30 tiros libres contra nuestros 13″.

El sexto partido está previsto para el viernes en San Francisco, donde los Warriors han ganado cinco duelos consecutivos de postemporada y siete encuentros seguidos en general.