Fue una final de la AmeriCup de dos mitades que incluyó un apagón.

En la primera, Puerto Rico soñó en grande y acarició la medalla de oro al darle batalla al equipo número uno de planeta. En la segunda, Estados Unidos impuso su juego ante su superioridad en cancha para repetir como campeonas de América.

Pese al resultado final, Puerto Rico no dejó de hacer historia y se colgó su primera presea de plata en el torneo continental a caer 74-59 frente a los Estados Unidos en una admirable demostración ante cerca de 4,000 aficionados que llegaron al coliseo Roberto Clemente, abierto a un 50 por ciento debido a los protocolos contra la pandemia del COVID-19.

Relacionadas

Fue un encuentro totalmente diferente al compromiso de fase de grupo, cuando Estados Unidos dominó 87-65. Esta vez, las boricuas salieron con las garras e hicieron que las norteamericanas, que dieron palizas en el todo torneo, sudara por el trofeo de campeonato.

Tras un apagón que atrasó la acción por más de 20 minutos, los presentes se pusieron de pie y aplaudieron la cría de las olímpicas, que van a sus primeros Juegos Olímpicos el mes entrante en Tokio.

Jennifer O´Neill fue la mejor con 18 puntos, seguido por 13 de Jazmon Gwathmey e Isalys Quiñones.

Por Estados Unidos, Rhyne Howard fue mejor con 22 unidades y Aliyah Boston la siguió con 17 tantos y 19 rebotes.

Apagón en el coliseo Roberto Clemente en los momentos culminantes de la final de la AmeriCup.
Apagón en el coliseo Roberto Clemente en los momentos culminantes de la final de la AmeriCup.

Al igual que en el partido de la fase de grupos, Puerto Rico volvió a tener un gran parcial frente a las estadounidenses, ganándolo esta vez 21-17. Gwathmey, O’Neill y Quiñones se dividieron los puntos con siete cada una.

Las boricuas tomaron la ventaja con triple de O’Neill que puso el marcador 13-13 restando poco de tres minutos del cuarto. Gwathmey se destacó en ambos lados de la cancha con un bloqueo y un bombazo detrás del arco que hizo estallar el Clemente en el partido con más fanaticada presente desde el inicio del certamen el pasado 11 de junio.

Desde febrero 2020, cuando la selección masculina jugó en una de las ventanas clasificatorio a su respectivo AmeriCup, la instalación no rugía como el sábado debido al cierre forzoso por la pandemia de COVID-19 y las “12 guerreras” brindaron el espectáculo para el desahogo de los presentes.

Las norteamericanas apuntaban a repetir la dosis en el segundo parcial como hicieron en el previo desafío. Triple de Howard puso al frente a las visitantes 28-25. Esta vez, Puerto Rico no se iba a dejar intimidar por la potencia de baloncesto. Un avance de 9-0 devolvió el control a las locales 34-28. Estados Unidos volvió a empatar, pero triple de Gwathmey con 16 segundos cerró la primera mitad 36-34 a favor del combinado patrio.

Fuera de los pronósticos, Puerto Rico tuvo 20 puntos en la pintura contra 18 de Estados Unidos en la primera parte. También, sumaron 14 asistencias contra ocho y 6-2 en bloqueos.

Luego del descanso, Estados Unidos fue otro. Atacó de inmediato con cinco puntos corridos, como parte de un avance de 7-2 para irse arriba 41-38. El rally creció a 17-4 y las campeonas defensoras se alejaron por primera vez 53-40. La armadora Ashley Owusu fue veneno para las caribeñas, haciendo de todo en cancha para el dominio de Estados Unidos.

Puerto Rico detuvo el sangrado desde la línea de tiros libres y un triple O´Neill puso bajó el déficit 55-47 rumbo a los últimos 10 minutos.

O’Neill se mantuvo con la voz principal de la ofensiva ante la autoridad de Estados Unidos, que no volvió a ceder. Con el marcador 70-59 restando 70-59, hubo un apagón en el Clemente que atrasó la parte final por más 20 minutos.

En un acto de camaradería, ambos equipos se pusieron a bailar en el medio de la cancha en espera del regreso de la energía.