El número 6 que usó Rubén ‘Monty’ Montañez con los Vaqueros de Bayamón cuelga desde este domingo de la azotea el coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón junto a otros compañeros que también le dieron gloria a la franquicia antes de sus años en el equipo, junto con él y después de su época en el básquet.

El 6 es la octavo número que retiran los Vaqueros.

Montañez vino desde Miami para el recibimiento en el que le acompañaron otras dos leyendas de los Vaqueros que también tienen sus números retirados: Rubén Rodríguez (15) y Mariano ‘Tito’ Ortiz (17).

Retirado desde el 1984, miembro de siete ediciones campeonas de los Vaqueros, incluyendo cinco corridos del 1969 al 1974, Montañez esperaba por el momento hasta que se le otorgó y lo recibió con honor.

“Lo esperaba, pero esas cosas no están bajo el control de uno. Al surgir la noticia, me siento muy honrado”, dijo el hombre de 71 años.

Montañez anotó 6,220 puntos en su carrera con los Vaqueros en 437 juegos. Logró 2,680 rebotes en su carrera que inició en el 1969.

Comenzó a jugar en un Baloncesto Superior muy distinto al que presenció luego de la actividad en que se retiró su #6. Los Vaqueros, que jugaron el partido a modo de retro utilizando el uniforme réplica del que vistieron durante la década del 1970, recibieron a los Indios de Mayagüez.

Tan distinta era su era en el baloncesto que la primera cancha en que jugó no era ni tan siquiera la legendaria Pepín Cestero, ni tenía techo. La primera cancha en que jugó como local fue en tabloncillo que los Vaqueros colocaban cerca del área del plato del entonces estadio de béisbol Juan Ramón Loubriel.

Su primer campeonato tampoco fue bajo techo, sino en el estadio de béisbol Hiram Bithorn, el que vio este domingo con gratos recuerdos.

“Recuerdo que hicimos una caravana por toda la #2 (carretera) hasta llegar a Bayamón, a la plaza, e hicimos una fiesta allá tremenda. También ganamos en la Pepín y recuerdo los carros haciendo ruido en la avenida Betances”.

Montañez fue parte de los jugadores boricuas criados en Nueva York que marcaron el baloncesto puertorriqueño. Montañez se considera parte de ese grupo que llegó a aquí a cambiar el juego. Pero aclaró que su llegada a Puerto Rico fue deportivamente distinta a otros de su clase como Rodríguez o Raymond Dalmau, quienes llegaron aquí para jugar baloncesto.

“Tengo en mente a Tito Ortiz, a Neftalí Rivera, a Raymond Dalmau, Rubén Rodríguez, Charlie Bermúdez, quienes vinieron aquí con un estilo distinto de juego. En el caso mío, cuando llegué a Puerto Rico, a los 16 años, era nadador. Yo aprendí a jugar baloncesto aquí. Luego regresé a Estados Unidos a pulirme. Soy niuyorrican, pero aprendí a jugar en Puerto Rico”, contó.

Montañez está viviendo en Miami junto a su familia y trabaja en la compañia de transpote Crowley.

Su número retirado le sucede al 5 de Evelio Droz, el 9 de Alberto Zamot,el 17 de Ortiz, el 15 de Rodríguez, el 16 de Billy Baum y el 17 de Mincy.