En una cruel jugada del destino, el sueño olímpico de Dayshalee Salamán se materializó en Francia y se esfumó horas después en Puerto Rico con el anuncio de la canastera hoy de que no podrá participar en las Olimpiadas de Tokio 2020.

Primera Hora habló con la canastera a mediados de la tarde del martes y esta no quiso adelantar nada porque, según dijo, aún le restaba reunirse con su médico.

Sin embargo, temprano en la noche colocó en su cuenta de Instagram un mensaje en el que admitió que la lesión sufrida fue más seria que lo que esperaba.

“Les comunicó que estaré unos meses dedicada exclusivamente a mi recuperación y rehabilitación de rodilla. Mi lesión durante el preolímpico ha sido más serio que lo que esperaba y por ello estaré impedida de jugar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020” escribió la jugadora a la que apodan ‘Dinamita’.

“Créanme que estos días han sido bien duros para mí pues como atleta y competidora he puesto todo mi esfuerzo y empeño para decir que llegamos aquí, y decir que somos olímpicas”, escribió en su cuenta.

“Llegamos a esta meta y esto me sucede. Sin embargo, tengo que seguir adelante y continuar enfocada en mi rehabilitación porque todavía me queda mucho por hacer dentro de baloncesto”, continuó.

“Tienen mi palabra de que trabajaré arduamente para estar lista para el próximo ciclo olímpico. Gracias a todos por sus oraciones y hermosas palabras, y por animarme a continuar hacia adelante”, escribió.

Los Juegos de Tokio 2020 se celebran del viernes 24 de julio al domingo 9 de agosto.

Salamán tuvo que ser transportada en silla de ruedas a su llegada al aeropuerto el lunes en la noche. (Especial / Ricky Reyes (custom credit))

La explosiva jugadora sufrió una lesión en la rodilla izquierda el sábado en Bourges, Francia, durante el encuentro entre Puerto Rico y Australia.

Tuvo que ser ayudada a salir de la cancha y no vio acción durante el desafío del domingo de las puertorriqueñas contra Francia.

A su llegada a Puerto Rico el lunes, Salamán dijo que la rodilla continuaba inflamada. pero que aparte del dolor se sentía muy emocionada por la clasificación.

Transportada en silla de ruedas desde su salida del avión, Salamán dijo que no recuerda mucho sobre lo que le pasó y que “solo puedo decir que se me fue la rodilla”, concluyó la jugadora.