Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Continúa la mejoría de Peruchín en San Francisco

Por Primerahora.com 03/28/2018 |11:45 p.m.
Orlando ‘Peruchín’ Cepeda jugó por años para los Gigantes de San Francisco en la década del 60. (Archivo)  
El expelotero sigue residiendo en un centro de rehabilitación.

Orlando ‘Peruchín’ Cepeda sigue mejorando su salud en el centro de rehabilitación en que se encuentra en San Francisco, Estado Unidos.

La edición digital del San Francisco Chronicle publicó ayer un artículo de Cepeda y su rehabilitación, la que comenzó el 13 de marzo, tras ser dado de alta de la hospitalización que vivió por el falló cardíaco que sufrió en febrero.

“Está muy bien, poniéndose más fuerte cada día”, dijo la vicepresidenta de comunicaciones de los Gigantes de San Francisco, Staci Slaughter, al San Francisco Chronicle. “Tiene fiebre por regresar al parque”.

Cepeda, de 80 años, jugó por años para los Gigantes de San Francisco en la década del 60. La organización le ha dedicado una estatua a Cepeda en los alrededores del estadio AT&T Park en que juegan actualmente los Gigantes.

El pelotero ha seguido recibiendo cariño de la fanaticada de San Francisco durante su convalecencia, reportó el Chronicle. Un grupo de 850 fanáticos, durante una tradicional actividad llamada Play Ball celebrada los lunes en San Francisco, envió a Cepeda por las redes sociales un vídeo en que gritan al unísono ¡Saludos Orlando! Mientras, el animador de la estación KNBR, Marty Lurie, colocó en las redes sociales una foto suya vistiendo el tradicional sombrero que Cepeda lleva puesto a las actividades.

“Le ha sacado una sonrisa”, dijo Lurie, quien visitó a Cepeda el lunes en el centro de rehabilitación. “Fue muy divertido estar con él y decirle que lo amamos”.

El 20 de febrero, Cepeda sufrió una caída en las afueras del gimnasio en San Franciso que visita. Fue llevado de emergencia a un hospital en la ciudad en donde le diagnosticaron un falló cardíaco, que le produjo la caída y, a su vez, un golpe que se dio en la cabeza.

Regresa a la portada