El gerente general de los Yankees de Nueva York, Brian Cashman, tiene dificultad en aceptar los señalamientos contra el puertorriqueño Carlos Beltrán desde que el escándalo por el robo de señales de los Astros de Houston durante la temporada 2017 fue destapado.

Cashman tiene a Beltrán en un pedestal por sus años con los Yankees desde el 2014 al 2016. Además, en el 2019 el equipo le abrió las puertas para que se uniera al equipo administrativo como asesor especial una vez se retiró como jugador después de la Serie Mundial de 2017.

“Tengo problemas con creer muchas de las historias, en términos de la persona y la manera como la quieren proyectar”, dijo Cashman el viernes a MLB.com. “No estoy diciendo que no hizo algo malo. Obviamente, el informe del Comisionado habla por sí solo. Pero en términos de que alguien estuvo presionado a otros hacerlo, eso y la otra cosa, se me hace difícil comprar eso. No es la persona que conocí como jugador y no era la persona que conocí como asesor especial”.

No es la persona que conocí como jugador y no era la persona que conocí como asesor especial

-Brian Cashman / Gerente general de los Yankees

Entre los detalles que han salido a la luz pública, algunos jugadores de los Astros señalaron que Beltrán presionó a los jugadores que no estaban a favor de los métodos prohibidos para robar señales. Eso incluyó al entonces dirigente AJ Hinch, quien fue suspendido y, luego, despedido como mánager de los Astros.

“Claramente él pudo haber estado en medio de algo que no fue bueno y saludable y estuvo mal. Pero en términos de ser el individuo obligó a otros hacer cosas que no quería, no es Carlos Beltrán que conozco. Obviamente se involucró en algo que pienso si podrían darle para atrás al tiempo, hubiesen tomados decisiones distintas”, afirmó Cashman.