Toronto entró al juego en el penúltimo lugar de las Grandes Ligas en carreras producidas por juego (2.64).

Con el partido a su favor 3-2 en la quinta entrada, corredores en segunda y primera, sin out y la parte baja de la alineación de Toronto esperando turno, el dirigente Montoyo puso a tocar de sacrificio a su séptimo bateador, Richard Ureña, quien hizo lo pedido por el dirigente y movió a tercera y segunda a los corredores Danny Jansen y Lourdes Gurriel, respectivamente.

Entonces, con dos corredores en posición de anotar, la defensa de Boston colapsó. 

Con el octavo bate Allen Hanson en la caja, el abridor Chris Sale y el receptor boricua, Christian Vázquez, confundieron las señales y el boricua cometió un passball que permitió la anotación desde tercera base de Jansen y llevó a Gurriel hasta tercera. Hanson se ponchó luego para el segundo out.

Y con dos outs, el noveno bate Billy McKinney en la caja y el zurdo Sale de frente en la loma, Gurriel se robó el plato impunemente para la sorpresa de los Medias Rojas y la quinta carrera de Toronto.

Boston había tomado ventaja de 2-0 luego de dos entradas.