Houston. Un día después de un juego tenso y enconado que marcó el comienzo de la serie, todo transcurrió con mayor quietud el miércoles entre los Dodgers y los Astros.

Hasta que el madero del puertorriqueño Edwin Ríos hizo contacto con la pelota.

Ríos disparó un jonrón de dos carreras en la 13ra entrada, para que Los Ángeles se impusiera 4-2 a Houston, en un duelo en que ninguno de los dos equipos mostró resentimiento por el altercado de la noche anterior, que derivó en dos suspensiones.

No hubo lanzamientos que amenazaran con impactar a ningún bateador. Nadie hizo muecas extrañas y todos permanecieron en sus respectivas cuevas cuando era necesario, durante el juego más largo en lo que va de esta campaña abreviada por la pandemia.

“Simplemente jugar con estos chicos luego de todo lo que ha pasado, tiene un ingrediente adicional, obvio”, dijo Ríos.

Todo estuvo tranquilo, salvo por el efecto de sonido de ovaciones, que aumentó su intensidad un par de veces durante la transmisión a nivel nacional.

Ríos encontró un lanzamiento de Cy Sneed (0-1) y lo envió al otro lado de la barda en el comienzo del 13er episodio. Fue un leñazo de dos carreras bajo las nuevas reglas de los innings extra, que comienzan con un corredor automático en la intermedia.

Los Dodgers jugaron sin su manager Dave Roberts, suspendido un juego por participar el martes en el altercado en que se vaciaron las cuevas. El entrenador de banca Bob Geren dirigió al equipo en ausencia de Roberts.

Nueve lanzadores intervinieron en el largo juego por los Dodgers, que sin embargo prescindieron de Joe Kelly. El relevista fue suspendido ocho juegos por las mayores después de lanzar una recta que le rozó la nuca a Alex Bregman y una curva que puso también en aprietos al boricua Carlos Correa.

Tras ponchar a Correa, Kelly lo retó, mostrándole la lengua y espetándole algunos insultos. El lanzador decidió apelar, y puede seguir jugando hasta que se complete ese procedimiento.

Los Dodgers ganaron los dos duelos en Houston, durante la primera serie entre ambos conjuntos desde que se reveló que los Astros robaron señales en 2017, cuando vencieron a Los Ángeles en la Serie Mundial.

“Uno puede decir que había una moral alta en el dugout. Todos estaban más involucrados y querían jugar”, dijo el abridor de los Dodgers, Dustin May. “Jugamos bien los dos encuentros”.

El dominicano Dennis Santana (1-0) resolvió dos innings y un tercio sin aceptar carrera, para llevarse el triunfo.

Por los Dodgers, los puertorriqueños Kike Hernández de 2-0 con dos anotadas, Ríos de 2-1 con una anotada y dos impulsadas.

Por los Astros, el venezolano José Altuve de 5-0. El cubano Yuli Gurriel de 5-2. Los boricuas Correa de 5-2 con una empujada, Martín Maldonado de 3-0.