¿De qué van a hablar los Cruz cuando se reúnan este domingo en el Día de los Padres?

¿De coronavirus?

Tal vez su charla comience por ese relevante e importante tema, pero a la larga hablarán de béisbol. Es de lo que más saben... lo que les une.

No hay duda de eso en los representantes de tres generaciones de peloteros profesionales. El más joven es Trei, quien recién firmó su primer contrato profesional con los Tigres de Detroit tras ser la selección de ese equipo en la tercera ronda del sorteo de jugadores de nuevo ingreso de MLB. Le antecede su padre, Cheíto, y a este su abuelo Cheo. Entre los últimos dos hay experiencia de 27 temporadas en 11 equipos de las Grandes Ligas. El primera aspira a unir su nombre a ellos como jugador de ese nivel.

La familia Cruz es sinónimo de béisbol. En esta foto de algún momento en los años 2000, aparecen Cheito Cruz, entonces jugador de los Leones de Ponce, al igual que su hermano Luis Enrique Cruz, a la derecha. Entre ellos, por su parte, está el padre de ambos, Cheo Cruz, entonces dirigente de los Leones, y Cirilo Cruz, tío de ambos, también exgrandesligas y coach de los Leones. Mientras, el niño cargabates es Trei Cruz, recién firmado como profesional.
La familia Cruz es sinónimo de béisbol. En esta foto de algún momento en los años 2000, aparecen Cheito Cruz, entonces jugador de los Leones de Ponce, al igual que su hermano Luis Enrique Cruz, a la derecha. Entre ellos, por su parte, está el padre de ambos, Cheo Cruz, entonces dirigente de los Leones, y Cirilo Cruz, tío de ambos, también exgrandesligas y coach de los Leones. Mientras, el niño cargabates es Trei Cruz, recién firmado como profesional.

“El béisbol es nuestro lenguaje”, dice Cheíto al hablar del domingo. “Y si se juntan los tíos, más todavía”, agregó en referencia de los también exgrandes ligas Cirilo y Heity Cruz.

Así que luego de que Trei le pida el domingo la bendición al abuelo Cheo y se acomode en una esquina de la casa en Houston, el orgulloso Cheo aprovechará el momento para echarle el brazo al nieto y preguntarle cómo le fue en la jaula de bateo o a invitarle a conectar uno con el otro por medio del guante y la bola.

El béisbol es nuestro lenguaje. Y si se juntan los tíos, más todavía

-Cheíto Cruz

“Mi abuelo siempre me está hablando de bateo, o nos hacemos tiradas. Nunca se cansa de eso”, precisa Trei.

Este Día de los Padres es especial para esta familia atada por el béisbol – junto a otros lazos- porque celebrarán la firma de Trei, la que está atada a un bono de $950,000.

Un brindis o una oración servirán para agradecer lo que Cheíto ha hecho por Trei y lo que Cheo hizo por Cheíto y hace por Trei.

Cheíto estará con el pecho infla’o, como si llevara debajo de la camisa ‘nueva de paquete’ que de seguro recibirá de alguien ese día un peto de árbitro. Se sentiría que cumplió con su parte en la triología de los Cruz.

“Estoy bien orgulloso por el logro que tuvo el hijo mío. Se está dando una gran oportunidad. Se la ganó. También estoy muy alegre por mi padre, que ha visto y ayudado a Trei, y que está viviendo esta experiencia”, dijo.

Cheíto contó que hay mucho que celebrar porque no todo fue dado en el crecimiento de Trei en el béisbol. Reveló que, como él, Trei también se desarrolló tarde físicamente y sufrió para competir con los que estaban en ventaja de madurez.

Estoy bien orgulloso por el logro que tuvo el hijo mío. Se está dando una gran oportunidad. Se la ganó. También estoy muy alegre por mi padre, que ha visto y ayudado a Trei, y que está viviendo esta experiencia

-Cheíto Cruz

Como padre, necesitó hacerle un plan a largo plazo a Trei para que no se frustrara, y se graduó con honores.

“Vino a explotar cuando iba de tercer a cuarto año (escuela superior). Era flaco, con 5′9 o 5′10, y se le hacía difícil. Mi plan fue prepararle una base sólida de fundamentos y después ir ladrillo a ladrillo porque iba a explotar luego. Y gracias a Dios me salió “, recordó.

En la celebración de los Padres, no harán falta regalos, aunque Trei dijo que siempre le obsequia a su padre y a su abuelo. Y con la bonificación que recibió ahora se la hará más fácil comprar un regalo o dos.

Pero en realidad no hará falta nada material o algo por el estilo porque Cheo ya está feliz.

“Que Trei firmara como profesional ya es uno de los mejores regalos que he recibido en mi vida”, dijo el senior de los Cruz.