La familia Alomar, por varias generaciones, ha sido sinónimo de béisbol. Son muchos los logros que han tenido los salinenses y, entre ellos, hay uno que difícilmente será igualado.

En las temporadas 1997 y 1998, los hermanos Sandy y Roberto Alomar fueron los Jugadores Más Valiosos, respectivamente, en el All Star Game de las Grandes Ligas.

Roberto Alomar carga su trofeo de Jugador Más Valioso del partido estelar de 1998. Al fondo, su hermano Sandy. (MARK DUNCAN)

Estos dos partidos los puede disfrutar en su totalidad, como parte de la serie especial de Primera Hora de partidos clásicos con boricuas en rol protagónico.

Sandy lo logró en su parque local, Cleveland, en un Clásico de Mitad de Verano que fue histórico para Puerto Rico ya que todas las carreras fueron anotadas y remolcadas por boricuas y el doradeño José Rosado fue el lanzador ganador.

El exreceptor dio el batazo clave, un cuadrangular con Bernie Williams en circulación, que rompió un empate a una carrera en la séptima entrada y le dio la victoria 3-1 a la Liga Americana.

Mientras que Roberto, exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown en el 2011, cargó con el honor en el Coors Field de Colorado en un encuentro en el que pegó tres imparables, incluyendo un vuelacercas, en triunfo de la Liga Americana 13-8 sobre la Liga Nacional. Para ese entonces, el segunda base jugaba para los Orioles de Baltimore.