Detroit. Los Tigers de Detroit despidieron el miércoles a su gerente general Al Ávila, poniendo fin a una estadía de siete años en la que el equipo no logró clasificarse a los playoffs.

El dueño Chris Ilitch anunció el cese de Ávila en medio de otra decepcionante temporada. Detroit amaneció el miércoles con marca de 43-68, hundido en el fondo de la División Central de la Liga Americana.

“Quiero restablecer nuestro impulso y progreso para armar un equipo ganador y tengo el deseo de encontrar un ejecutivo talentoso que nos permita conseguirlo”, dijo Ilitch en una comunicación escrita previo a una rueda de prensa antes de un juego contra Cleveland.

Ilitch invirtió millones durante el invierno para que el equipo volviese a pelear por la postemporada. Pero las adquisiciones del torpedero puertorriqueño Javier Báez y el abridor venezolano Eduardo Rodríguez no rindieron los dividendos esperados. La firma de Báez fue por $140 millones y le otorgaron a Rodríguez un contrato por $77 millones.

El asistente del gerente general Sam Menzin asumirá las funciones principales de manera interina.

Ávila ascendió al cargo de gerente general el 4 de agosto 2015 tras desempañarse como el asistente de Dave Dombrowski.

Los Tigres sólo han tenido una campaña con saldo favorable de victorias y derrotas (2016) durante el ciclo de Ávila.