Atlanta. Si el lanzador novato de los Astros de Houston, Luis García logra imitar esta noche desde las 8:00 durante el tercer juego de la Serie Mundial a su compañero abridor del segundo partido José Urquidy, e iguala también en su ejecución ofensiva al bateador designado Yordan Álvarez, la fanaticada del béisbol de Grandes Ligas estará ante un fenómeno de los últimos tiempos.

Los Astros necesitarán más que eso para derrotar a unos Braves de Atlanta que no han perdido en cinco salidas en su casa, el Truist Park, en lo que va de los playoffs. Y lo que es más, los Braves han ganado 10 de sus últimos 11 partidos en su estadio, contando las últimas dos series de la temporada regular, y están en medio de una racha de siete triunfos consecutivos como locales, cinco de ellos en los playoffs.

Relacionadas

“Los fanáticos han salido en masa. Como digo, es un gran lugar para jugar. Yo no sé si este grupo necesita mucha más energía de la que ya han tenido, pero creo que pueden aprovechar la energía de esa multitud. Y ellos lo disfrutan y lo aprecian”, dijo el mánager de los Braves ayer en conferencia de prensa en el Truist Park.

La Serie Mundial llega empatada a 1-1 a Atanta.
La Serie Mundial llega empatada a 1-1 a Atanta. (Ram—n "Tonito" Zayas)

Atlanta, que tomó el comando en la Serie Mundial el martes al ganarle 6-2 a los Astros en Houston antes de perder 7-2 el segundo, enviará al montículo al derecho Ian Anderson.

Con la serie nivelada 1-1, García tendrá la encomienda por los Astros de buscar un triunfo que cuando menos asegure el retorno y la conclusión de la Serie Mundial en el Minute Maid Park de Houston.

El Truist Park será escenario del tercer, cuarto y quinto desafíos este fin de semana.

“Estaba viendo a Urquidy lanzando anoche (miércoles), y creo que solo quiero hacer lo mismo. No puedo decir mucho sobre eso. Así que solo voy a mantener mi enfoque y hacer lo mejor que puedo hacer”, dijo García en la jornada de receso de la Serie, en la que los Braves optaron por no practicar pues viajaron tarde desde Houston en lugar de montarse en el avión de madrugada como en otras ocasiones.

Urquidy fue dominante por cinco entradas para ayudar a Houston a igualar la serie, y la ofensiva de Houston se encargó de que las dos carreras que le anotaron los Braves al mexicano no tuvieran efecto ninguno.

Y ahora que la Serie Mundial se traslada a un parque de la Liga Nacional y que los pitchers tienen que salir a batear también, García parece que quiere emular de igual manera al designado Álvarez, quien promedió .522 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana y fue escogido Jugador Más Valioso. Al menos estará utilizando su bate.

“Le pedí uno a Yordan”, contestó García cuando se le preguntó si tiene su propio bate o ya posee uno de las veces anteriores que le ha tocado batear, además de que se le cuestionó acerca de la longitud y peso del madero. “No lo sé (ríe). Simplemente utilizo el bate de Yordan y eso es todo”.

Con ese madero Álvarez se lució en la Serie de Campeonato. Y emular a Urquidy es lo mejor que puede hacer, pues el mexicano tiene ya dos victorias en juegos de Serie Mundial (ganó también el cuarto partido de 2019).

García, en su última apertura, tiró 5.2 entradas en la Serie de Campeonato contra Boston y contuvo su potente alineación en un solo hit al tiempo que ponchó a siete.

Por su parte el iniciador de esta noche de los Braves, el derecho Anderson, tuvo una última salida similar contra los peligrosos Dodgers, a los que detuvo en tres hits durante cuatro entradas y solo le hicieron una carrera. Además ponchó a cuatro.

Yordan Álvarez fue el Jugador Más Valioso de los Astros en la Serie de Campeonato de la Liga Americana al batear .522.
Yordan Álvarez fue el Jugador Más Valioso de los Astros en la Serie de Campeonato de la Liga Americana al batear .522. (Ram—n "Tonito" Zayas)

“Creo que todos han hecho un gran trabajo hasta ahora”, dijo Anderson sobre el pitcheo de su equipo, que sin embargo perdió por el resto de la Serie Mundial a su as Charlie Morton por una fractura en su peroné derecho.

“Creo que lo más importante es limitar esa entrada grande (de los Astros). Creo que la segunda entrada nos hechizó ayer (anteayer)”, reconoció Anderson recordando el rally de cuatro carreras de los Astros en el segundo partido, para despegar 5-1 temprano en la jornada.

Aparte de la salida abreviada de Morton por la lesión en el primer juego, el zurdo Max Fried no estuvo efectivo en el segundo. Permitió siete hits y seis carreras limpias en cinco innings, aunque ponchó a seis.

“Voy a lanzar mi juego. Voy a hacer lo que he estado haciendo todo el año, y tratar de regresar al dugout para dejar que esos tipos hagan lo suyo”, agregó Anderson refiriéndose a la ofensiva de los Braves, que ha conectado 19 imparables en dos partidos, dos más que los Astros, y cuyos bates están promediando .264 frente a .250 de Houston.