“Es un día especial”, dijo Cora en la conferencia de prensa que fue transmitida por la televisora NESN en Facebook Live.

Cora precisó que volver a Boston tras ganar la Serie Mundial y sobretodo tras un pésimo arranque de temporada es motivador.

“Le dije a los muchachos que se disfruten el momento. No todo el mundo pudo ganar una Serie Mundial”, destacó Cora, admitiendo que anoche se le hizo difícil dormir pensando en todo lo que vivirá hoy en el desafío.

Mientras, también está presente el encuentro con Charlie Montoyo, el nuevo dirigente de los Azulejos de Toronto, a quien considera una leyenda.

“Estoy muy orgulloso por Charlie. Su camino hacia dirigir en las Grandes Ligas fue bien diferente al mío. El pagó sus cuentas en las menores. Trabajó fuerte. Es un miembro del Salón de la Fama en Triple A… lo que significa que tuvo que pasar mucho tiempo las Ligas Menores. Estoy muy feliz que haya recibido esa oportunidad. En un punto antes que yo fuera contratado no teníamos ningún dirigente puertorriqueños en las Grandes Ligas y ahora tenemos tres. Tres entre un total de 30. Esa es una buena proporción”, dijo Cora, quien en contraparte recordó que su camino a la oportunidad con Boston llegó relativamente rápida tras unos cuantos años como comentarista en la televisión y un año como coach del banco de los Astros de Houston.

En fin, Cora reconoció que la tanda será especial para Puerto Rico pero advirtió que no le dará concesiones a su amigo, quien dijo a Primera Hora en tono de broma que le pediría a Cora que le deje ganar el partido pues es el día del cumpleaños de su madre.

“No en esta ciudad”, destacó Cora entre risas, advirtiendo que está orgulloso del trabajo que está haciendo Montoyo y reconociendo que los Blue Jays están desarrollando una buena camada de peloteros que dará de que hablar en los próximos años.