La nueva orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, que autoriza el regreso de eventos deportivos profesionales a partir del próximo 15 de julio fue recibida con ópticas distintas por las dos entidades mayores de deporte profesional que esperaban por autorización del gobierno para poder resumir sus torneos, ambos detenidos por el azote de la pandemia de COVID-19.

Por un lado, el presidente del Baloncesto Superior Nacional (BSN), Ricardo Dalmau, afirmó que es una buena noticia para la liga que dirige aunque su organización se mantiene enfocada y trabajando para tomar una decisión final en o antes del 15 de agosto sobre si su torneo se reanuda el 25 de septiembre.

Por el otro, el presidente de la Federación de Béisbol de Puerto Rico, José Quiles, expresó que la parte de la orden ejecutiva referente al deporte es tan ambigua que no mejoró en mucho el ambiente para una posible reanudación del torneo de Béisbol Superior Doble A, para lo cual ya tenían programada una reunión el próximo 12 de julio.

“No me he sentado a mirar la orden en (profundidad). Pero en las guías ya sometidas a los equipos ya estaban incluidos los seis pies de distancia establecidos por el CDC. Hay que tener una discusión con el grupo médico del BSN para ver si amerita una actualización y entonces hablar con los apoderados”, dijo Dalmau el domingo.

La orden ejecutiva de la gobernadora extendió el toque de queda de 10:00 p.m. a 5:00 a.m. al menos hasta el 22 de julio, encaminó el regreso a labores en el sector público, en los sistemas de enseñanza público y privado, la transportación colectiva y el regreso de eventos deportivos de ligas profesionales.

En la nueva orden, se permitirá “dentro de los horarios permitidos en el toque de queda, reanudar el entrenamiento deportivo y recreativo individual, colectivo de equipo completo. A partir del 15 de julio se permitirá dentro de los horarios permitidos en el toque de queda, a reanudación de eventos deportivos únicamente de las ligas profesionales, con excepción de los deportes de contacto como el boxeo, entre otros”.

Además, se incluye que se autoriza la reapertura de ‘venues’ para eventos y conciertos presenciales cumpliendo con los estándares del CDC, del Departamento de Salud, las normas de COVID-19 de PR-OSHA incluyendo la separación de seis pies, el uso obligatorio de mascarilla, lavado frecuente de manos y la desinfección diaria del establecimiento.

Igualmente se indica que los productores serán responsables de seguir los planes de control de riesgo establecido por los ‘venues’ y que “los que se usen para llevar a cabo eventos deportivos deberán cumplir, además, con las normas y directrices específicas para cada una de las actividades permitidas, y con los detalles de protección para la realización de estas, que promulgue el Departamento de Recreación y Deportes a esos fines”.

Dalmau catalogó la decisión como “una buena noticia porque todos los esfuerzos están dirigidos hacia eso (reanudar la campaña) y es bueno porque la entidad autorizada a dar el visto bueno lo es el gobierno”.

No obstante, dejó entrever que para nada la autorización significa que los planes del BSN sean adelantados ahora que la luz verde sería a partir. Al contrario, dijo que se mantendrán trabajando en los protocolos y que el enfoque sigue siendo trabajar para el 15 de agosto determinar si juegan o no a partir del 25 de septiembre.

“En o antes de 15 de agosto decidimos si arrancamos el 25 de septiembre o no. Y vamos a seguir trabajando con los apoderados. Lo importante es que el gobierno está dando un visto bueno con capacidad limitada a los eventos deportivos”, expresó Dalmau.

Económicamente difícil

Para Quiles, económicamente revivir el torneo sería muy difícil porque anticipa que, aunque la mayoría de las facilidades que utiliza la Doble A son propiedades municipales o del DRD, la orden ejecutiva no especifica quién cubriría los gastos de las labores de limpieza, desinfección, y suministros de equipo protector a todas las personas que laboran en los parques, por ejemplo. Este entiende que pasaría a las manos de los equipos.

“En nuestro país, si hay una fatalidad, siempre puede aparecer un amigo legal que lo va a llevar hasta las últimas consecuencias para tratar de sacar provecho de eso. Y vi en la orden ejecutiva que los torneos profesionales podrán abrir y acoger gente bajo su responsabilidad. ¿Cual es la responsabilidad? Y si un fanático sale del parque, se va a un cafetín y se contagia y vuelve y entra al parque, ¿la culpa es de la liga? ¿Si hay una segunda ola en Estados Unidos, no la habría en Puerto Rico?”, cuestionó.

Hace unos meses, Quiles envió al DRD una carta solicitando ayuda económica para los equipos ya que habría menos o ningún aficionado en las gradas. Y aclaró que no sería del presupuesto del DRD, sino de los alrededor de $2,000 millones que envió el gobierno federal para ayudar a las instituciones por los problemas económicos provocados por la pandemia. Aún no le han contestado.

Aunque la nueva orden ejecutiva autoriza la celebración de eventos deportivos con público limitado a partir del 15 de julio, el BSN seguirá trabajando enfocado en tomar una decisión sobre su torneo el 15 de agosto.

“No hay patrocinio local porque los negocios llevaban tres meses cerrados. Los patrocinios nacionales no puedes contar con ellos porque no cumpliste con la cantidad de juegos. Los municipios no te pueden dar la cantidad que te iban a dar porque están usando los fondos para combatir la pandemia. Y en lo que los fanáticos recuperan la confianza de entrar al parque... todo eso es negativo para el torneo”, dijo Quiles.

Para abundar en su punto de que va a ser muy complicado no empezar el torneo, sino finalizarlo, Quiles explicó que en la Doble A hay 41 equipos, y que si deciden comenzar a jugar, por ejemplo, el 1 de agosto, no podrían jugar ni viernes ni sábado, porque todo está sujeto al toque de queda de las 10:00 p.m. Solo podrían jugar los domingos, cuando realizan dobles juegos diurnos.

“Supongamos que empiezan a jugar Santa Isabel y Salinas. Un jugador da positivo. Tengo que parar a los dos equipos, hacerle las pruebas y aunque estén negativo tienen que estar 14 días fuera. Para el 15 de agosto ya están recuperados. Pero por mala pata en el próximo juego de Santa Isabel, contra Juana Díaz, otro jugador da positivo. Hay que volver a para a ese equipo 14 días más y al otro también”, indicó.

“Económicamente va a ser difícil. Y por la logística de cuando se va a terminar el torneo va a ser mucho más difícil aún”, finalizó.

El Béisbol Superior Doble A tiene en agenda para el 12 de julio una reunión con los 41 apoderados para determinar el futuro del torneo del 2020.