Aunque la Atenas de Puerto Rico ha visto distintos deportes celebrarse en sus tierras, especialmente el Baloncesto Superior Nacional Femenino (BSNF) en años recientes, en la mente de José ‘Tony’ Valentín, un manatieño que es parte de un gran linaje de peloteros de ese municipio, Manatí es un pueblo de béisbol.

Y es que la lista de jugadores nacidos allí que han llegado al máximo nivel del béisbol, las Grandes Ligas, incluye a figuras como Ramón Avilés, Valentín, su hermano Javier Valentín y su hijo Jesmuel Valentín, Reymond Fuentes, el toletero Neftalí Soto, el jardinero Sixto Lezcano y el recién retirado Carlos Beltrán.

Incluso, los manatieños podrían presumir de que tienen un ‘hall of famer’, ya que el legendario receptor Iván Rodríguez nació en Manatí, aunque siempre ha dicho y se ha sentido propiedad de Vega Baja.

En una conversación con Primera Hora y el proyecto Somos Puerto Rico, Beltrán coincidió con Valentín al afirmar que “me crié en Tierras Nuevas y en el barrio de Cantito, y ahora mismo resido en Los Rábanos… siempre orgulloso de mi pueblo. Como pelotero me desarrollé en el barrio Boquilla, mi dirigente cuando tenía cinco años se llama Miguel Fernández y ahora es el dirigente de mi hijo, que tiene seis años. El béisbol es parte de lo que somos en Manatí”.

“Para mí Manatí siempre ha sido más beisbolista que nada”, dijo Valentín por su parte. “Hay peloteros como Sixto Lezcano, Ramón Avilés, Carlos Beltrán, mi hermano, mi hijo Jesmuel y (Ramón) Marota Salgado, que creo que fue el primer manatieño que llegó a jugar como profesional antes de Clemente”.

Lezcano es otro jugador natural de Manatí que también llegó a las Grandes Ligas, aunque en su caso su certificado de nacimiento indica que nació en Arecibo.

Jesmuel Valentín y su padre, José 'Tony' Valentín, son dos de los peloteros manatieños que han llegado a las Grandes Ligas.
Jesmuel Valentín y su padre, José 'Tony' Valentín, son dos de los peloteros manatieños que han llegado a las Grandes Ligas. (Archivo)

Así las cosas, aunque Valentín reconoce que Manatí se ha dado a conocer recientemente por equipos en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) y el del Baloncesto Superior Nacional Femenino (BSNF), asegra que su pueblo “antes de eso todo ha sido béisbol”.

Incluso recordó al canastero Ramón ‘El Tigre’ Siragusa como una figura destacada del baloncesto manatieño, ya que fue parte de los Capitanes de Arecibo entre fines de la década del 50 y la de los 60, reclamando incluso el premio al Novato del Año en 1957.

Pero insistió que son muchos más los peloteros en la historia manatieña.

“De hecho, Manatí es de las franquicias más viejas en la pelota Doble A al momento. Tiene más de 80 años y nunca ha recesado”, indicó. “Manatí desde que mi papá (también llamado José ‘Tony’ Valentín) jugaba fue campeón en varias ocasiones. Cuando jugaba, cuando lo dirigió, yo creo que ese equipo tiene como cuatro campeonatos”.

Otros que marcaron época lo fueron Salgado y Avilés.

Marota Salgado se estrenó como lanzador con los Senadores de San Juan en la temporada de 1948-49 y además jugó con los Indios de Mayagüez y los Lobos de Arecibo. Mientras que Avilés debutó en las Grandes Ligas en 1977 en las Grandes Ligas con los Red Sox de Boston, aunque además jugó con Filadelfia.

Neftalí Soto, quien se desempeña en el béisbol japonés, también es oriundo de Manatí.
Neftalí Soto, quien se desempeña en el béisbol japonés, también es oriundo de Manatí. (Archivo)

“Ramón fue un modelo para nosotros, y además fue un gran líder comunitario. Ayudó al béisbol de este pueblo dando clínicas, ayudando al municipio. Fue dueño apoderado del equipo de Doble A de Manatí, y fue dirigente en Manatí. Fue una persona muy respetada por todos nosotros y todo un caballero”, dijo Valentín.

Luego del debut de Avilés en 1977, subieron a las Mayores otros manatieños como Tony en el 1992, su hermano Javier en 1997, Beltrán en el 1998, Soto en el 2013 y Jesmuel en el 2018.

“Pero además de los que llegamos a Grandes Ligas, hay un sinnúmero de peloteros profesionales que no llegaron, como David Rosario, Nono Meléndez, Fernando Marín, Rubén Machado, Luis Ojeda, Luis Galíndez… son muchos”, agregó.

“Así que, para mí, Manatí siempre ha sido un pueblo de béisbol”, finalizó.