Los Ángeles. El antesalista Alex Bregman conectó sencillo remolcador de la carrera de la ventaja durante una novena entrada de cinco carreras, y los Astros de Houston superaron 7-5 a los Dodgers de Los Ángeles.

Para los Astros fue la primera visita a Los Ángeles desde la Serie Mundial 2017 que ganaron, pero que después se supo que habían robado las señales de los receptores.

Los Astros mejoraron a 7-17 como visitantes después de llegar con derrotas en ocho de sus nueve juegos anteriores.

El relevo Josh James (1-0) consiguió la victoria en una entrada y un tercio.

Un avión con un mensaje en su cola para los Astros acusados de robar señales voló cerca del estadio de los Dodgers, en donde estaban jugando los Astros. (Ashley Landis)

El partido tuvo lugar en medio de varias muestras de que los aficionados no han olvidado el escándalo de trampas de los Astros en su campeonato hace tres años.

Un avión remolcó una pancarta que decía “Houston Cheats Bang Bang” (“Houston hace trama con el Bang Bang”) sobre el estadio.

Los aficionados no pueden ingresar esta temporada debido al coronavirus, pero un grupo de seguidores de los Dodgers recibió el autobús de los Astros.

Agitaron grandes botes de basura de plástico y metal en el aire, una referencia al esquema de robo de señales de Houston que implicaba señalizar lanzamientos golpeando los botes de basura.

“Me encantó”, dijo el mánager de los Dodgers, Dave Roberts, antes del partido. “Tienen todo el derecho de hacer lo que sientan para expresar sus sentimientos. Simplemente muestra la pasión que tienen los aficionados de los Dodgers”.

El lanzador Joe Kelly tocó la bocina en apoyo mientras conducía su Porsche negro hacia el estadio.

El organista del estadio también se involucró. Dieter Ruehle interpretó “Lyin 'Eyes” (“Ojos que mienten”), de los Eagles; “The Sign” (“La señal”), de Ace of Base; “Golpeando en un bote de basura (Think Big)”, de Doug; y “Bang Your Head” (“Golpea tu cabeza”, de Quiet Riot.

La última vez que los equipos se enfrentaron, Kelly fue suspendido por lanzar lanzamientos que casi golpearon a varios bateadores de los Astros antes de burlarse de Correa con una expresión de puchero mientras caminaba fuera del campo después de que el toletero de los Astros se ponchó.

El mexicano Julio Urias abrió por los Dodgers, permitiendo una carrera y tres hits en seis entradas. Ponchó a tres y caminó a cuatro.