El excampéon mundial de la división júnior mosca, Ángel ‘Tito’ Acosta, escogió un cambio de entorno camino a su retorno al ring.

Desde hace meses se encuentra en Monterrey, México, junto a su pareja, la también boxeadora Arely Muniño, trabajando de lleno para una posible pelea el 19 de septiembre durante una cartelera que tendrá como escenario el Fantasy Spring Resort en Indio, California.

Sería su primer combate desde el pasado octubre cuando venció por nocaut a Raymond Tabugon.

“Mi novia es de Monterey. La preparación para mi pelea anterior la hice en Puerto Rico y le había dicho que la próxima la haría acá”, compartió Acosta (21-2, 21 KO). “Me gusta entrenar en Monterrey porque es tranquilo y consigo compañeros para las sesiones de guanteos”.

Uno de esos ha sido Juan Alejo, quien en el 2017 disputó con Acosta la faja de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) de las 108 libras que estaba vacante.

“Había hecho guanteos con aficionados, pero finalmente pude con un profesional. Esta semana Alejo me estará ayudando”, sostuvo.

Las cancelaciones de las carteleras de boxeo detuvieron momentáneamente los planes de Acosta, quien estaba esperanzado de que la oportunidad para disputar un cetro en las 112 libras estuviese cerca.

El púgil boricua ha contado con la ayuda de su antiguo oponente, el mexicano Juan Alejo.

“Todo se ha atrasado. La situación es bien difícil por el COVID. Pido todas las noches que se termine todo para continuar nuestra carrera como era antes. Una pelea de título mundial podría ocurrir a finales de esta año o principios del 2021. Me ha venido bien el descanso. En octubre cumpliría un año sin pelear. Me he preparado mejor, he pensado las cosas mejor y sirve de motivación para seguir trabajando y aprender cosas nuevas”, dijo.

De hecho, Acosta está a la espera de que el filipino Giemel Magramo y Junto Nakatani se enfrenten por el vacante cinturón de la OMB en las 112 libras.

“Estaban para pelear el 21 de agosto, pero se cayó. La pospusieron para octubre. Así que puede que pelee contra el ganador el próximo febrero”, adelantó.

El boricua no ha estado exento de los estragos creados por la pandemia del virus COVID-19. En México, la cifra de contagios alcanza los 498,380 y los decesos a 54,666. Por ello, Acosta ha tomado extremas medidas de precaución.

Ha sido una situación difícil por el COVID, pero siempre tenemos protección, nos lavamos las manos constantemente y usamos alcohol. En los entrenamientos desinfectamos los sacos cuando alguien termina de usarlo, pero son pocas las personas que van al gimnasio”, relató.