Demostrando ser uno de los boxeadores más excitantes del boxeo rentado, ‘El Orgullo de Maternillo’ Subriel Matías (18-1, 18 KOs) venció en una emocionante pelea en la división junior welter, al armenio Petros Ananyan (16-3-2, 7 KOs), cuando este no estuvo apto para salir al décimo asalto por orden de la doctora a cargo de la seguridad de los púgiles.

A tres segundos de finalizar el noveno asalto, Ananyan visitó la lona a consecuencia de un potente gancho de izquierda al rostro, pero una vez llegó a su esquina, la doctora lo evaluó y determinó detener el encuentro.

“Quiero agradecer a Dios por estar aquí y poder desquitarme de una pelea que siempre quise desde el primer día de mi derrota. Cuando estás seguro de tu capacidad y de tus habilidades, tú aceptas la revancha. Mis respectos para Ananyan”, dijo Subriel Matías, quien se encuentra clasificado #2 en la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y #6 en el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en las 140 libras.

“Quiero agradecer a mi gente de Maternillo que siempre me apoyan en mis derrotas y victorias. No cabe duda que cuando me trepo al ring es para defender los colores de mi bandera y esta noche no fue la excepción. Creo que el tiempo me pudo dar la razón”.

“Me comieron vivo en mi primera derrota contra Ananyan, es parte del proceso y tenía que pasar esto. Le prometí a mi promotor Juan Orengo que me diera la oportunidad de tener esta revancha y que si yo no lo enviaba para el hospital, que no contara conmigo más. Tardó dos peleas, 23 meses y creo hoy se lo cumplí y creo que hoy puse mi palabra en una balanza y se dio cuenta del peso”.

Sobre una posible pelea por el título mundial vacante de la FIB contra Jeremías Ponce, primer clasificado por el organismo dijo que “creo que es un gran peleador y lo que vamos es a brindar un gran show y sobre todo llevar el pan a nuestras familias y creo que será muy interesante la pelea, si llega a darse. Argentina es un país hermoso y será una pelea muy buena para los fanáticos”.