Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Emmanuel D’Andrea: un producto boricua que la monta en Sevilla

Por Esteban Pagán Rivera 09/25/2013 |
El futbolista, nacido en Venezuela pero criado en la Isla, es parte importante de la plantilla juvenil del Sevilla FC.
Emmanuel D’Andrea posa frente al autobús del club. La plantilla a la cual pertenece D’Andrea juega en el Grupo 4 de la División de Honor, donde enfrenta a rivales de la región andaluza.  (Suministrada )  

A sus 18 años, el futbolista puertorriqueño Emmanuel D’Andrea se levanta todos los días en la ciudad de Sevilla, España.

Allí, hace realidad uno de sus grandes sueños. A inicios de mes, oficializó su ficha con el Sevilla FC, uno de los grandes clubes de España. Hoy día, D’Andrea es pieza clave de la plantilla del club andaluz en la División Juvenil de Honor, la primera categoría para jugadores de un máximo de 18 años.

En fin, a su corta edad y con toda una carrera por delante, D’Andrea es uno de los máximos exponentes del fútbol puertorriqueño. Ahora, trabaja duro en ajustarse al nivel del fútbol español, y el de un club que es campeón defensor de la categoría juvenil a nivel de toda España.

“Es muy difícil. Al llegar acá, no estaba acostumbrado a la velocidad del juego, al estilo, a la filosofía”, aceptó D’Andrea al conversar vía Skype con Primera Hora. “Con mucho trabajo, mucha dedicación y ayuda de los entrenadores aquí en Sevilla, me he acoplado muy bien al equipo y al estilo de juego”, añadió el futbolista.

D’Andrea se ha ganado la confianza del técnico Agustín López y ha iniciado los tres primeros partidos de la campaña. Tras perder los primeros dos compromisos, el Sevilla se apuntó el sábado su primera victoria tras golear, 5-1, al Coria.

“Creo que puedo dar más de lo que estoy dando. Siempre quiero dar más y más. Espero que me vaya muy bien en lo que queda de temporada. Perdimos los primeros dos juegos, pero por cosas simples que hay que mejorar. Vamos a ser un equipo bien fuerte”, dijo D’Andrea.

Aprovechó su oportunidad

D’Andrea, nacido en Venezuela pero criado en la Isla desde su primer año de edad, tuvo su primera prueba en el fútbol ibérico a los 15 años con el Espanyol de Barcelona.

“No me fue muy bien, porque obviamente no me quedé”, recordó el futbolista, criado en Cupey, y quien cursó sus estudios de escuela superior en el Colegio Espíritu Santo.

En la Isla, jugó con los clubes de Fraigcomar, Conquistadores y Soccer Elite. También se probó con la academia del Bolton (Inglaterra), y el año pasado comenzó sus estudios en Georgia Perimeter College. Este pasado verano, llegó la oportunidad de probarse en Sevilla, gracias a las gestiones del técnico español radicado en Puerto Rico, Alberto Ruiz.

“(Alberto) me dice que tengo talento, que tengo futuro, y que me podía conseguir algo en España. Sevilla fue el equipo en el que pude tener esas pruebas. Antes de esa prueba, tuve una mini pretemporada en el Alcobendas de Madrid, que me sirvió muy bien para venir a tope al Sevilla”, sostuvo D’Andrea.

La experiencia profesional, según D’Andrea, no es completamente nueva. El futbolista ya ha sido convocado por el técnico nacional Jeaustin Campos para la Selección Nacional adulta, y además fue parte de la escuadra Sub-20 que jugó en el Campeonato de la Concacaf de la categoría a inicios de este año en Puebla, México.

“En estos dos años que he estado en la selección de Puerto Rico, te enseñan sobre el profesionalismo que necesitas para estar en un club como el Sevilla”, evaluó.

Abre puertas

Tras la firma de D’Andrea con el Sevilla, el club andaluz ha puesto su ojo en la Isla. El joven Alberto Santiago Arroyo está en proceso de unirse al equipo Juvenil C del club, mientras que el niño Jeremy de León, de tan solo nueve años, también pasó por unas pruebas en la capital andaluza. De León fue referido por otro técnico español radicado en la Isla, David Caballero.

Para D’Andrea, todo ello es muestra de que en la Isla se puede desarrollar buen talento futbolístico, por lo que se canta contento de servir como embajador de su país en España.

“Hay mucho por crecer. Una de las razones por las que me he esforzado es para que el país en el cual yo me crié, Puerto Rico, explote futbolísticamente. Que la gente siga mis pasos. Que los niños de 12 y 13 años, que están empezando a pensar qué quieren en su vida, me vean de reflejo y lleguen a España o a donde quieran en Europa. Que sepan que se puede, pero que tienen que trabajar”, sentenció D’Andrea.