Ginebra, Suiza. Cualquier club del fútbol mundial debería querer contar con Lionel Messi en su alineación.

Pero solo unos pocos podrían hacer que un acuerdo financiero que funcionara para obtener al seis veces ganador del Balón de Oro.

Messi trata de forzar un movimiento luego de 20 años con el Barcelona, que quiere mantenerlo bajo un contrato que se extiende hasta junio de 2021.

Las cifras en ese contrato son abrumadoras: un paquete salarial anual de alegadamente 100 millones de euros ($118 millones) y una cláusula de liberación que exige una paga por transferencia de 700 millones de euros ($827 millones).

La estrella argentina de 33 años quiere salir del proyecto de reconstrucción del Barsa después de una temporada poco común sin trofeos. Claramente perdió el respeto por los directores del club, que parecen listos para entablar una pelea que obligue a una cuota de transferencia clave para ayudar a reforzar un equipo envejecido.

Messi cree que se le debe permitir irse por nada. Una cláusula en su contrato establece una fecha límite del 10 de junio para que él solicite una transferencia gratuita, cuya intención era que se hiciera luego de que termine la temporada.

El imprevisto cierre del fútbol europeo durante la pandemia llevó la temporada hasta agosto, y Messi cree que todavía puede invocar dicha cláusula ahora.

Incluso si Messi se va gratis o el Barcelona se compromete con la cuota de transferencia, el costo total pondrá a prueba el cumplimiento de su nuevo club con las reglas del juego limpio financiero (Financial Fair Play, FFP) de la UEFA.

La UEFA pondrá algunas reglas de monitoreo en suspenso mientras la economía del fútbol se ve sacudida por equipos que juegan frente a pocos o ningún fanático.

Pero, ¿mirarían para otro lado los rivales influyentes si un club afortunado se saltara las reglas para tener una oportunidad única de fichar al que podría decirse que es el mejor jugador del fútbol?

Estos son los lugares donde podría aterrizar Messi.

ESPAÑA

El Barcelona todavía espera retener a Messi al menos una temporada más.

El club catalán dijo este miércoles que su proyecto de reestructuración gira en torno al gigante argentino.

“Queremos reconstruir para el futuro junto con el mejor jugador de la historia”, dijo Ramón Planes, director técnico del club. “No estamos contemplando ninguna salida a nivel contractual porque queremos que se quede”.

El Barcelona ha dicho que quiere que Messi se quede, pero este al parecer no quiere ser parte de su etapa de reconstrucción. (Joan Monfort)

El Barcelona trata de evitar un final abrupto y amargo a la carrera de Messi, que trajo cuatro títulos europeos y 10 trofeos de La Liga.

“No podemos hacer de esta una disputa entre Leo Messi y Barcelona porque ninguno de los dos se lo merece”, dijo Planes.

¿Podrían las tácticas de Messi finalmente forzar un cambio de guardia en la junta ejecutiva del Camp Nou y mantenerlo sobre el terreno?

INGLATERRA

Muchos ven al Manchester City como el destino más obvio, dada su riqueza respaldada por Abu Dhabi y la presencia de tres exfuncionarios de alto rango del Barcelona que Messi conoce bien.

No es solo el entrenador Pep Guardiola, sino también el presidente ejecutivo, Ferrán Soriano, y el director deportivo, Txiki Begiristain.

A menudo se le pregunta a Guardiola si podría ver a Messi unirse al City y siempre minimiza la posibilidad. “Mi deseo es que Messi se quede en el Barcelona”, dijo el mes pasado.

Pep Guardiola, ahora técnico del Manchester City, es una de las personas que Messi conoce en dicha organización. (Miguel A. Lopes)

Recientemente, el City no ha sido el tipo de club que contrata a los llamados “galácticos”, centrándose principalmente en los talentos más jóvenes y emergentes. Pero seguramente haría una excepción con Messi.

Manchester United también tiene el poder financiero para contratar a Messi, y al vicepresidente ejecutivo, Ed Woodward, le gustan los fichajes de alto perfil.

Aún así, la política no oficial del United bajo el entrenador Ole Gunnar Solskjaer es fichar a jóvenes talentos británicos.

Si se logran acuerdos de intercambio parcial que aparezcan como transferencias de ingresos dentro de las reglas de monitoreo financiero de la UEFA, un acuerdo que involucre a Bernardo Silva (City) o Paul Pogba (United) podría ser posible.

ITALIA

Los rumores de un traslado de Messi al Inter de Milán se han difundido durante meses porque, según los informes, el jugador y su padre alegadamente compraron apartamentos en la ciudad. De ser cierto, las razones podrían ser de planificación fiscal más que de su futuro futbolístico.

Otro rumor de larga vida ha sido el interés del Barcelona por el delantero del Inter, Lautaro Martínez, el compañero de 23 años de Messi en Argentina.

¿Se podría llegar a un acuerdo bajo el FFP con el Inter, propiedad del conglomerado chino Suning, que anteriormente ha sido multado por la UEFA por infringir las reglas?

Un fichaje de Messi en Italia podría revivir la rivalidad con Cristiano Ronaldo, quien juega para la Juventus la Serie A. (ALESSANDRO DI MARCO)

El Inter está de regreso en la Liga de Campeones, tiene un entrenador muy respetado en Antonio Conte y terminó la temporada un punto por detrás del perenne campeón de la Serie A, la Juventus.

También reviviría la histórica rivalidad de Messi con Cristiano Ronaldo, quien se unió a la Juve en 2018 luego de nueve años en el Real Madrid.

FRANCIA

El entrenador del Paris Saint-Germain (PSG), Thomas Tuchel, fue sumamente claro de que quiere a Messi en su equipo.

“Es muy bienvenido. ¿Qué entrenador le dice que no a Messi? dijo Tuchel, cuyo equipo perdió la final de la Champions ante el Bayern de Múnich el domingo.

Pero al hacer esos comentarios, Tuchel pensó que Messi se quedaría en España, llamándolo “Mister Barcelona”.

Ahora eso podría cambiar, y fichar a Messi sería un golpe maestro para el PSG y lo reuniría con el excompañero azulgrana y amigo, Neymar. Estos, junto a Kylian Mbappé formarían la fuerza de ataque más temida del fútbol.

Juntar a Messi con Kylian Mbappé, a la izquierda, y Neymar, derecha, en el Paris Saint-Germain (PSG) crearía tal vez el ataque más temido del fútbol. (Miguel A. Lopes)

No está claro si el PSG, propiedad de Qatar, realmente podría comprar a Messi, y pagar los enormes salarios de otra estrella, en medio de un intenso escrutinio de sus cuentas bajo el FFP.

ALEMANIA

El Bayern Múnich no parece estar muy necesitado de refuerzos luego de ganar la Champions, la Bundesliga y la Copa Alemana.

Bayern ya planifica para ganar un novena título consecutivo de la liga, lo que sería un récord, tras firmar al lateral alemán Leroy Sané del Man City.

La potencia futbolística bávara ha crecido dentro y fuera de la cancha gracias a un manejo financiero inteligente, que les ha producido ingresos de 750 millones ($886 millones) según sus informes anuales más recientes y ganancias luego de impuestos de unos 52 millones de euros ($61.5 millones).

Tan reciente como el domingo el Bayern Munich coronó su año ganando la Champions ante el PSG. Aunque no parecen necesitar refuerzos, habría que ver qué dirían si tuvieran la oportunidad de tener a Messi. (Matthew Childs)

Cuando el defensor Lucas Hernández, de la selección francesa ganadora de la Copa Mundial, arribó el año pasado con un contrato récord para el club de 80 millones de euros ($95 millones) desde el Atlético de Madrid, fue una excepción.

El Bayern prefiere acuerdos de transferencia de bajo riesgo. Los acuerdos de préstamo de Philippe Coutinho del Barcelona y de James Rodríguez del Real Madrid no fueron hechos permanentes. Y su objetivo son los jugadores jóvenes.

Pagar una enorme suma por un jugador de 33 años, independientemente de lo bueno que sea, iría en contra de la filosofía del campeón europeo.