El capitán Sergio Ramos convirtió el penal con el que Real Madrid festejó el jueves una sufrida victoria 1-0 sobre el Getafe, para dar un paso firme a la coronación en La Liga española al estirar la ventaja sobre el campeón defensor Barcelona.

Ramos consiguió su noveno tanto del curso con un efectivo cobro rasante al lado izquierdo del arquero David Soria, quien a pesar del lance no desvió el esférico a los 79.

El Real Madrid llegó a 74 puntos después de hilvanar su sexto triunfo tras la reanudación de la liga y puso cuatro unidades de distancia sobre el Barcelona en la lucha por el título cuando sólo restan cinco fechas al torneo que paró tres meses debido a la pandemia de coronavirus.

El Getafe se fue con las manos vacías después de haber sido claro dominador en la primera mitad y se estancó en la sexta posición con 52 unidades.

“Al final había que aprovechar el pinchazo del Barcelona ante el Atlético (empate 2-2) y para nosotros era una final y así lo hemos planteado”, dijo Dani Carvajal, quien recibió la falta que se transformó en el penal del triunfo. “El Getafe nos ha puesto muchas dificultades, sobre todo en la primera parte, pero el equipo ha estado serio”.

Carvajal recibió el esférico en un preciso pase del galo Karim Benzema, y al llegar al área fue derribado por el uruguayo Mathías Olivera para que se marcara la falta con la que el Madrid destrabó el complicado encuentro.

Ramos celebró su cuarta diana en seis partidos para contar con 70 en su trayectoria, en la que ya es el defensa con más tantos en la historia de La Liga de España.

Los merengues pasaron muchos apuros ante un duro rival en el campo del estadio Alfredo Di Stéfano de la ciudad deportiva de Valdebebas, que sirve como su casa desde la reanudación del torneo tras el parón de un trimestre por la pandemia. El estadio Santiago Bernabéu, fortaleza habitual de los madridistas, se somete a una remodelación.

El conjunto azulón tomó la manija a lo largo de los primeros 30 minutos, en los que sofocó al líder y estuvo cerca de abrir la cuenta a los ocho, mediante un remate con el muslo de Jaime Mata que iba con dirección a puerta y fue rechazado por el arquero belga Thibaut Courtois.

Los merengues se sacudieron la presión y tuvieron opciones con un remate rasante del brasileño Vinícius Júnior en el corazón del área. Desvió providencialmente el arquero David Soria a los 23.

El portero visitante volvió a ser factor 12 minutos después, al reaccionar a un remate de Isco Alarcón a los 35.

Mata volvió a inquietar con un disparo que pasó encima del arco luego de recuperar el esférico tras un mal despeje del zaguero francés Ferland Mendy a los 58.

La reacción madridista vino desde la banca cuando el estratega Zinedine Zidane mandó de un solo golpe de sustituciones a Marco Asensio, al brasileño Rodrygo y al uruguayo Federico Valverde, con lo que el equipo acaparó protagonismo a partir de su ingreso a los 63.

Al final, los jugadores merengues se fundieron en abrazos en el centro del campo por la satisfacción del triunfo que los acerca a su primer título de liga desde la campaña 2016-2017, aunque para ello no respetaran los protocolos de sana distancia para evitar algún contagio de coronavirus.