Papá Candelo es el enviado boricua para poner fin a la sequía en el Clásico del Caribe

Por Fernando Ribas Reyes 12/02/2019 |11:45 p.m.
Papá Candelo, aquí acompañado de Jerick Llópiz, ayudante del entrenador José Dan Vélez, será el único ejemplar boricua en el Clásico del Caribe, la carrera cumbre de la Serie Hípica del Caribe. (Twitter / @confcaribe)  
Montado por Juan Carlos Díaz, tratará el domingo de ganar el primer Clásico del Caribe para Puerto Rico desde el 2007.

El ejemplar nativo Papá Candelo será este domingo el representante de Puerto Rico en el Clásico del Caribe, que es una de las cinco pruebas de la Serie Hípica Caribeña, en la que también Borinquen estará representada por su exitosa colonia de jinetes.

El caballo entrenado por José Dan Vélez es uno de los nueve ejemplares con bandera boricua que participarán en la Serie Hípica, que se celebrará por tercer año corrido la pista del hipódromo Gulfstream Park de Miami.

Papá Candelo, quien ha ganado sus cuatro carreras corridas en Camarero,  la más reciente en octubre, está en Miami trabajando tal cual planificado por Vélez y tuvo la visita de su jinete regular, Juan Carlos Díaz, quien regresará a Miami el viernes para montarlo en la Serie.

“Juan Carlos vino a trabajarlo ayer y se regresó a Puerto Rico. Me dijo que el caballo anda muy bien. Que le gustó el trabajo que hizo y cómo salió, que anda muy bien”, dijo Vélez en entrevista con Primera Hora al hablar del tresañero hijo de Hockenheim y pertenencia del establo Las Viudas.

Papá Candelo será el único representante de Puerto Rico en el Clásico del Caribe luego de que Don Dixie fuera dado de baja el sábado.

Los representantes de Puerto Rico no han ganado un Clásico del Caribe desde la edición del 2007, cuando Soy Conquistador llegó primero a la meta en Canóvanas bajo la conducción de Héctor Berríos. Con Soy Conquistador son siete los ejemplares boricuas que han ganado la más importante carrera de la Serie Hípica del Caribe, competencia internacional que debutó en el 1966.

La Serie Hípica también se compone de las carreras Copa Confraternidad, el Clásico Invitacional de Importados, la Copa Velocidad y las Copa de Damas.

Puerto Rico no tendrá representación en la Copa de Damas, aunque el boricua Vélez entrena también a Best Trebol, de República Dominicana,  la que correrá en esa prueba. Esto es así porque Best Trbol fue un reclamo de República Dominicana comprado por el establo Sonata de Puerto Rico, explicó el propio Vélez. 

En la Copa Confraternidad, Puerto Rico estará representado con Justiciero y Lluvia de Nieve.

Justiciero es entrenado por Vélez para esta Serie Hípica. Ha representado a Puerto Rico en dos series previas.

“Espero que haga un buen trabajo. Pero en esa carrera está Kukulkán, el caballo de México, que es superior en esa carrera. Pero vamos a ver”, dijo Vélez.

Kukulkán fue el ganador del pasado Clásico del Caribe, bajo la monta del boricua Irad Ortiz.

Lluvia de Nieve es entrenado por Edwin Díaz, hijo. Tiene cinco victorias en 11 salidas este año en Camarero.

Mientras, los ejemplares de bandera boricua Little Paul, Secret Passage y Celandine serán los que competirán en el Clásico Invitacional de Importados.

Secret Passage, que también es entrenada por Vélez, tiene la monta de Ortiz, lo que abona a sus oportunidades por la calidad del jinete y el conocimiento que éste tiene de la pista de Miami, en donde el año pasado ganó el título de la temporada de Navidad.

“Debe ser un extra para nosotros porque conoce la pista de aquí a la perfección. Secret Passage está trabajando demasiado de bien, así como Little Paul. Andan bien, de verdad”, aseguró Vélez, quien trabaja a Little Paul junto a Secret Passage.

Celandine es entrenado por Díaz hijo y será montado por Juan Carlos Díaz, el jockey de las 5,000 victorias en Puerto Rico. Celandine tiene cinco triunfos en seis pruebas en Camarero, incluyendo el Clásico 4 de Julio.

Y en el Clásico Velocidad, Puerto Rico será representado por Don Rubén, Percusionista y El Furioso Afi.  Vélez tiene a El Furioso Afi con el aprendiz boricua Cristian Torres, y a Don Rubén, quien será montado por el reconocido panameño Ricardo Santana, hijo, en el lugar el boricua Edward Zayas.

“Zayas se lastimo una mano y no podrá montarlo y el dueño quiso a un jinete de Estados Unidos”, dijo Vélez.

En la hípica de Estados Unidos, Santana está octavo en ganancias generadas por sus montas con más de $15 millones.

A la carga Irad Ortiz

El jinete trujillano Ortiz vuelve a la carga en esta Serie Hípica del Caribe, en la que busca su tercer Clásico del Caribe de forma corrida.

Ortiz volverá a montar los representantes de México en el Clásico y en la Copa Confraternidad, como lo ha hecho con éxito en las pasadas dos ediciones.

Montará en el Clásico del Caribe a Thibaut y a Kukulkán en la Copa  Confraternidad.

Aunque con montas mexicanas, el jinete trujillano dijo que también está representando a Puerto Rico.

“Montamos para México. Vamos a ver qué pasa. Para mí esto es importante por mi país, porque crecimos viendo estas carreras . Es un significado especial”, dijo.

Ortiz también habló sobre su monta en el importado de Puerto Rico Secret Passage,  al que nunca ha montado.

“Lo vi en Nueva York antes de que lo compraran”, dijo sobre el caballo que tuvo victorias en Belmont Park y Oaklawn Park.

Ortiz está en una temporada 2019 histórica. Camino a ganar su segundo premio Eclipse consecutivo, Ortiz ha generado ganancias de sobre $32 millones en la hípica de Norteamérica, lo que es un récord de todos los tiempos.

Los jinetes boricuas también hicieron historia en la pasada Serie Hípica del Caribe, cuando tuvieron montas ganadoras en las cinco pruebas, incluyendo una por el miembro del Salón de la Fama, el carolinense John Velázquez y el hermano de Irad, José Luis. 

Aunque los boleos de las carreras se realizarán el jueves, ya ayer se sabía que Velázquez montará a El Muchachito de Panamá y José Luis a Castanyer de Colombia en la Copa Velocidad del Caribe, entre otras pruebas.

Regresa a la portada