Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

WWL ayuda a revivir la lucha libre en Puerto Rico

Por Raúl Álzaga / [email protected] 10/20/2014 |00:00 a.m.
Thunder & Lightning junto con Shane “The Glamour Boy” celebran sus nuevos campeonatos de la WWL el pasado sábado en la cancha Pepín Cestero en Bayamón. (Suministrada/WWL)  
Su cartel ‘Insurrection’ llenó la cancha Pepín Cestero el sábado con talento mayormente boricua.

¿Quién dijo que la lucha libre profesional está muerta en Puerto Rico?

Con un libreto bien montado, historias atractivas y una abundante plantilla de talentosos luchadores del patio que dieron un gran espectáculo encima del ensogado, la emergente compañía World Wrestling League puso a vibrar la atestada cancha Pepín Cestero de Bayamón con cerca de 5,000 vociferantes fieles el pasado sábado con su cartel ‘Insurrection’ y plantó bandera de inmediato como competencia a la establecida World Wrestling Council.

La Pepín, que no se llenaba desde los mejores años de la desaparecida International Wrestling Association (IWA), revivió con el evento presentado por WWL gracias a que, precisamente, incluyó de forma estratégica gran parte de las principales estrellas que en un momento llevaron a la IWA a la cima de la lucha libre local por varios años y retomaron historias de varios luchadores que quedaron inconclusas cuando dicha empresa quedó fuera del ambiente a fines del 2011, entre ellas el ángulo de Dennis Rivera y la posible reunificación del grupo “La Rabia” que en un momento ‘invadió’ la WWC.

De hecho, ese fue uno de los momentos más emotivos de la velada, cuando Noel Rodríguez es traicionado por ‘Mr. Big’ en su lucha en parejas ante el León Apolo y Atlas y luego recibe castigo adicional por parte del director de operaciones Savio Vega y un grupo de luchadores enchaquetados. Rivera luego salió de las gradas para tratar de rescatar infructuosamente a Rodríguez y Apolo le dio una mano, pero no fueron suficientes. De repente, salió El Niche encapuchado desde el público junto con Stefano y ‘El Fenómeno’ BJ para limpiar la casa y dar paso a la reunificación de “La Rabia” ante el beneplácito de los presentes.

Pero esa fue apenas una de varios memorias positivas que la fanaticada presente en la Pepín se llevarían, pues el evento también contó con el regreso a la Isla de Shane “The Glamour Boy” para derrotar a Monster Pain por el campeonato mundial de la WWL y el inicio del reinado en parejas de la ‘artillería pesada’ Thunder & Lightning al derrotar a Escobar y a Abbad por los campeonatos en parejas de la WWL.

El Sensacional Carlitos y Mr. 450 tiraron un clásico

Sin embargo, el show del evento se lo robó la lucha entre el Sensacional Carlitos antes Mr. 450 y la reyerta de triple amenaza entre Laredo Kid, el “Latino Dorado” Joe Bravo y “El Fenómeno” BJ por el título de Las Américas de la WWL.

En ambas, la lucha aérea y las movidas arriesgadas fueron la orden del día para la satisfacción del público presente. En la de triple amenaza, Laredo Kid se coronó campeón de Las Américas con su espectacular voltereta desde la última cuerda sobre Joe Bravo, pero no sin antes treparse en uno de los postes de luces a cerca de 15 pies de altura y lanzarse encima de Joe Bravo y de BJ en las afueras del ring.

En el caso de la lucha entre el “Sensacional’ Carlitos y Mr. 450, la intensidad demostrada y el esfuerzo de los luchadores por complacer a la afición con sus movidas y sus ejecutorias aéreas hizo que la gente se parara de pie y coreara a viva voz “Esto es lucha” en varias ocasiones. Al final, Mr. 450 ganó tras conectar dos volteretas de 450 grados desde la última cuerda para derrotar a Carlitos, lo que le ganó el respeto del público, que lo ovacionó a pesar de ser el ‘rudo’ del encuentro. Sin duda alguna fue una de las mejores luchas que se han dado en Puerto Rico en años recientes y la segura “Lucha del Año” a nivel local en el 2014.

En otros resultados, Ivelisse Vélez derrotó a La Rosa Negra en una buena pelea femenina, Sabú venció a Balls Mahoney en lucha extrema, Prince Xander ganó una batalla campal entre luchadores de compañías locales independientes y Stefano venció al Paparazzi.

Definitivamente fue una noche reivindicatoria para la WWL, que no tuvo todas consigo en el 2013 cuando debutó en Puerto Rico con un cartel mayormente compuesto de luchadores mexicanos y estadounidenses de empresas independientes, lo que les resultó en un rotundo fracaso en su experimento en el Coliseo José Miguel Agrelot. Pero aprendieron de sus errores y con un énfasis mayor en el talento nativo y en historias bien montadas se aprestan ahora a tener una fuerte presencia en la Isla tras su éxito monumental el pasado sábado.

Se especula que su regreso se dará a mediados del mes de noviembre en Cataño y que regresarán a la Pepín Cestero en diciembre y en enero tras varias giras por México, Texas y algunos países latinoamericanos donde también mercadean su producto.