Canóvanas. Desde el 15 de marzo, la inactividad y el silencio han sido la orden en el hipódromo Camarero. Todo eso termina mañana cuando la industria hípica reactiva sus carreras, en vivo, para devolver al deporte su emoción y economía.

Habrán pasado 79 días sin carreras hasta mañana, cuando a las 2:15 p.m. den la salida a la primera de siete carreras que incluye la tanda de reapertura del hipódromo Camarero.

Esa inactividad es mucha, si se toma en consideración que casi igua cantidad de días (88) estuvo el hipódromo sin poder operar tras el paso del huracán María en el 2017.

Ayer, en los trabajos matinales, varias personas consultadas por Primera Hora dijeron que al menos en esta ocasión la industria estar mejor parada que cuando se cayó de lomo por los vientos de la ahora ‘tresañera’ María.

“Comparándolo con cuando vino el huracán María, esto se ve mucho mejor. Hemos tratado de sobrevivir. Ahora cuando arranquen las carreras se va a tratar de sobrevivir”, dijo el entrenador Ramón Morales.

Los programas de este viernes y el del sábado lucen saludables en cuanto a la inscripción de caballos, que pudieron ejercitarse ininterrumpidamente durante el cese de carreras para estar en la mejor condición posible para los primeros días de reapertura.

Comparándolo con cuando vino el huracán María, esto se ve mucho mejor. Hemos tratado de sobrevivir. Ahora cuando arranquen las carreras se va a tratar de sobrevivir

-Ramón Morales / Entrenador de caballos

El entrenador líder de Camarero, José Dan Vélez, se siente ansioso por poner los caballos a correr.

“Cada dueño hizo su esfuerzo. Los entrenadores tienen mi respeto porque lucharon por tener sus caballos bien. Muchos caballos se ven saludables en los trabajos matinales y los hípicos van a poder ver muchos caballos. Todo el mundo está ansioso por correr”, dijo Vélez.

Para muchos empleados de Camarero, el que las carreras vuelvan a escena significan que recuperan sus jornadas regulares de trabajo. ([email protected])

El sábado se distingue porque tendrá también la primera carrera con nativos tresañeros no reclamables.

Ahí correrá Presencial, el caballo del Establo Villa Real, entrenado por Edwin Texidor, que tiene de 2-2 en el 2020 y que irá montado por Ángel Díaz. También va Persistente, que no ha corrido desde su debut ganador en septiembre del 2019. El caballo de Sonata Stable es entrenado por Vélez y conducido por Juan Carlos Díaz. Y corre también Superdotado, otro entrenado por Vélez que debutó ganando el mismo 15 de marzo en que cesaron las carreras.

También se distingue en el programa la presencia de los principales jinetes, como los primeros tres de la estadística de victorias en el 2020 en la Isla, Juan Carlos Díaz, Samuel Cardona y Ángel Díaz, respectivamente, además de Erik Ramírez, Edwin Castro y Javier Santiago, entre otros.

“Yo y mis compañeros estamos ansiosos por correr. Estamos preparados. Nos hicimos las pruebas de coronavirus y con el favor de Dios mañana (hoy) empezamos”, dijo Ángel Díaz luego de trabajar caballos.

Al reanudarse la competencia, Díaz es el líder de Camarero con 65 triunfos. Le sigue Cardona con 38.

Hasta hoy, los caballos han corrido solo a modo de entrenamiento, no de competencia. ([email protected])

Entre los entrenadores, Vélez es el líder con 23 triunfos. Texidor le sigue con 22.

Y entre los dueños, Sonata Stable lidera con 24 triunfos. El Establo Villa Real le sigue con 13 primeros lugares.

¿Cómo se comportarán los jugadores en la reapertura de Camarero?

Hay que esperar para saberlo, aunque hay quienes creen que habrá una sólida participación porque, además de los tradicionales hípicos, aparecerán los apostadores de casino en las más de 100 agencias hípicas habilitadas para operar alrededor de la Isla. Este jugador aparecerá porque al momento los casinos de Puerto Rico no están autorizados para juegos.

En las cuadras, en donde se hace el trabajo sucio de Camarero, también había ansiedad sobre el inicio de las carreras.

Allí, en donde hay cientos de empleados, se perdieron plazas u horas de empleo durante la cuarentena. Hasta las dos clínicas veterinarias bajaron su volumen de trabajo al no haber carreras, y algunos empleados vieron recortadas sus jornadas laborales.

Los componentes del hipismo aguardan con ansias la reactivación de las carreras este viernes. ([email protected])

“Trabajamos como 40 caballos (diarios). Pero eso es ahora. Durante la pandemia veníamos y atendíamos los caballos enfermos y ya, a guardarse. Trabajábamos como dos horas nada más”, dijo el doctor René Cardona.

Los mozos de cuadras, que son de los últimos eslabones en la cadena de distribución de dinero en el hipismo, ansían que las carreras de Camarero regresen a la normalidad con su reapertura hoy.

“De verdad que no estuvo fácil. Yo estaba trabajando tres días. Gracias a Dios el jefe (DC Racing) me devolvió todos los días. Poco a poco vamos a regresar a la normalidad”, dijo Héctor Pagán.