Fort Lauderdale, Florida - Antonio Brown, agente libre de la NFL, se entregó anoche en una cárcel del estado de Florida, para enfrentar una serie de acusaciones, según las cuales, agredió junto con su entrenador a otro hombre.

Brown llegó a la cárcel del condado de Broward alrededor de las 10 de la noche, según informó inicialmente el sitio TMZ. El receptor, vestido con pantalones color de turquesa y un saco de la misma tonalidad, salió de las instalaciones unos minutos después de su llegada, pero volvió a ingresar tras una charla con su abogado, informó el canal WFOR-TV.

Ayer, en un comunicado, la policía de la localidad floridana de Hollywood informó que la orden de arresto contra Brown contemplaba cargos por robo con allanamiento de propiedad, agresión, invasión de una instalación desocupada y conducta delictiva.

Un grupo de agentes atendió una denuncia de un supuesto altercado el martes por la tarde. El hombre que se identificó como la víctima dijo que Brown y su entrenador Glen Holt lo habían golpeado, según la policía.

Holt fue detenido poco tiempo después, y enfrenta un cargo de robo con allanamiento de propiedad y agresión.

Los agentes intentaron comunicarse con Brown, sin éxito.

Brown no respondió a una petición de WFOR-TV para hacer declaraciones ante la cámara. Sin embargo, su abogado Eric Schwartzreich indicó que el jugador de fútbol americano pasaría la noche en la cárcel.

“Es inocente de estos cargos. Ojalá que obtengamos la libertad bajo fianza mañana y que él sea exonerado de todos los cargos”, manifestó Schwartzreich.

Brown, quien es agente libre, jugó nueve temporadas con los Steelers de Pittsburgh. Fue cedido en canje a los Raiders de Oakland el año pasado, pero se le dio de baja sin disputar un solo partido de la temporada regular, tras una serie de incidentes extradeportivos.

Fue contratado después por los Patriots de Nueva Inglaterra, que cortaron también la relación con Brown en septiembre, después de que dos mujeres en 10 días lo acusaron de ilícitos sexuales.