Río Grande. La decimotercera edición del Puerto Rico Open contará con la participación de cuatro excampeones del torneo, un veterano ex número uno del mundo, y sobre 50 ganadores de pasados torneos del Tour de la PGA, cuando se ponga en marcha la acción sobre el campo del Grand Reserve Golf & Country Club en Río Grande desde las 7:00 de la mañana del jueves.

Ese será el ‘tee time’ para los primeros golfistas en pisar la grama del campo del total de 132 que estarán representando a 90 países y que protagonizarán el primer gran evento internacional que se celebra en la isla en medio de la pandemia por COVID-19.

Hace una semana, Puerto Rico también fue sede de la tercera ventana de FIBA para el AmeriCup 2022 en el coliseo Roberto Clemente, aunque se trató de un evento regional clasificatorio con menor participación.

Irónicamente fue el Puerto Rico Open el último evento internacional del 2020 celebrado en el patio, hace exactamente un año, antes de que el coronavirus irrumpiera en la escena deteniendo toda actividad deportiva.

“Es grandioso estar de regreso en esta isla. Este es uno de los destinos más lindos. Desde 2008 los jugadores se han acostumbrado no solo al juego, sino a la hospitalidad de este lugar”, destacó John Norris, vicepresidente de asuntos empresariales del PGA Tour durante la conferencia celebrada ayer en el Hyatt Regency Grand Reserve, como preámbulo al arranque del torneo.

“En la parte de la competencia, tenemos sobre 50 jugadores que han ganado torneos en el PGA Tour, así que este es un lote increíble. Y también tenemos otras varias promesas”, resaltó Norris.

El Puerto Rico Open, en efecto, se ha convertido en semillero de estrellas desde su nacimiento en 2008, pasando por aquí varios de los jugadores que luego se han tornado de los más prominentes del FedEx Cup, como es el caso del estadounidense Tony Finau, campeón en Río Grande en 2016.

Solo en 2018 no se celebró un torneo oficial del Puerto Rico Open debido a los estragos causados cinco meses antes en septiembre de 2017 por el huracán María. En esa ocasión se celebró en vez un torneo en formato ‘pro-am’. Pero este es el decimocuarto año que la PGA dice presente en la isla desde 2008. Y sobre todo esta edición es vista con optimismo.

“Hace 14 años comenzamos un proyecto que fue un sueño. Con algunos miembros del PGA caminamos este hotel y dijimos, ‘de aquí a un año vamos a hacer un torneo’”, recordó Pedro Zorrilla, productor del Puerto Rico Open, para dar paso a algunas de las figuras que dijeron presente en la conferencia.

D.A. Points, ganador de la pasada edición, dice presente este año junto a los excampeones Derek Lamely (2010) y George McNeill (2012).
D.A. Points fue el ganador del Puerto Rico Open en su edición de 2017, y es otro de los que regresa.

Martin Trainer (2019), D.A. Points (2017), Scott Brown (2013) y George McNeill (2012) son los cuatro pasados campeones que dirán presente este fin de semana en Río Grande, en un intento por repetir el título en el torneo puertorriqueño, algo que hasta ahora solo ha conseguido Michael Bradley en las ediciones de 2009 y 2011.

Así mismo, el evento tendrá la presencia especial de David Duval, ex número uno del mundo y ganador de 13 títulos del PGA entre 1997 y 2001. Duval ya no está activo en el Tour de la PGA. Posterior al 2001 las lesiones mermaron su juego obligándolo a abandonar la competencia de alto nivel.

Puerto Rico tendrá su representación y contará con el regreso de Rafael “Rafa” Campos tras perderse la acción de 2020 por una lesión en su codo izquierdo. Campos regresa a la isla tras participar el pasado fin de semana en el LECOM Suncoast Classic en Lakewood Ranch, Florida, donde concluyó en la séptima posición del torneo perteneciente al Korn Ferry Tour, segunda división de la PGA.

El boricua comenzó la temporada fallando el corte en los primeros dos torneos que jugó -el Abierto de Colombia y el Abierto de Mazatlán- pero desde entonces fue una constante en las rondas finales de los restantes 16 torneos del circuito.
El boricua Rafa Campos comenzará tirando desde el hoyo 1 a las 8:06 a.m. aproximadamente.

Campos saldrá del hoyo 1 a las 8:06 a.m. Los otros tres boricuas en el campo durante el día son el aficionado Roberto Nieves, que también saldrá del 1 a las 8:39 a.m. aproximadamente; Edward Figueroa, quien partirá del hoyo 10 a las 12:40 p.m.; y Chris Nido, quien comenzará a jugar también desde el hoyo 10 a partir de la 1:35 de la tarde.

La presente edición del Puerto Rico Open tendrá presencia limitada de público, a razón de un máximo de 360 aficionados por día, indicó Zorrilla.

“Celebrar un torneo de golf en una isla 100 x 35 en plena pandemia constituye en un reto sin precedentes”, dijo el Secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) Manuel Cidre, uno de los funcionarios presentes en la conferencia.

“Esta es una disciplina que nos posiciona hoy más que nunca como un destino seguro. Este evento lo veo de una manera distinta, lo veo como un comenzar y renacer de Puerto Rico”, agregó Cidre, quien se remontó casi 30 años para recordar la Gran Regata Colón 1992.

Entretanto, Carlos Mercado, director ejecutivo de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, socio principal del Puerto Rico Open, destacó lo que significa esta edición número 13 del torneo en tiempos de pandemia.

“Retomamos nuestro lugar como anfitrión de competencias internacionales. Que Puerto Rico sea escogido nuevamente como sede tiene un impacto significativo en la economía y nos ayuda a potenciar el motor del turismo”, indicó Mercado, quien informó que el impacto estimado del Puerto Rico Open para este año es de unos 5.7 millones, creando alrededor de mil empleos directos e indirectos.

Una vez más el Golf Channel tendrá a su cargo la transmisión del torneo a millones de hogares con un total de 25 horas de difusión, no solo de la acción sobre el campo del Grand Reserve, sino con imágenes de la isla, lo que en palabras de Mercado “tiene un valor millonario”.

Por su lado Norris, se mostró entusiasmado con su regreso a la isla y comparó el momento actual con la recuperación que le tocó vivir a Puerto Rico posterior al huracán María.

Norris, aprovechó para pronunciar unas breves palabras en solidaridad con el astro Tiger Woods, accidentado el martes en Los Ángeles, y dijo que en el PGA están orando para que pronto pueda reincorporarse en el mundo del golf.