Canóvanas. La industria hípica de Puerto Rico se mantiene dando carreras y trabajos matinales en espera de que se nombre al nuevo director ejecutivo de la Comisión de Juegos del Gobierno de Puerto Rico, que será el supervisor gubernamental de este deporte.

La silla de director ejecutivo de la Comisión de Juegos quedó vacante con la renuncia de José Maymó Azize. La misma la ocupa actualmente interinamente el asistente del puesto, Jaime Rivera Emmanuelli.

La hípica ha estado funcionado desde que comenzó su temporada 2021 el 1 de enero sin la presencia de un administrador hípico en propiedad. Previo a la creación de la Comisión de Juegos del Gobierno de Puerto Rico, sombrilla bajo la cual quedó el manejo del hipismo y otras actividades relacionadas a las apuestas en el país, existía la Administración de la Industria y el Deporte Hípico (AIDH), agencia que lideró Maymó Azize al ser nombrado por el entonces gobernador Ricardo Rosselló Nevares al inicio de su término en 2017.

En el ínterin la AIDH desapareció cuando se creó la Comisión de Juegos, pero Maymó Azize fue la persona nombrada para hacerse cargo del nuevo ente rector.

Se ha rumorado que el candidato del gobierno para el puesto de director ejecutivo es Antonio Rivera, quien es una personas que trabaja en la industria de los casinos. El director ejecutivo también tiene a su cargo la supervisión de los juegos de azar, que también existe en la hípica.

Uno de los sectores de la industria hípica que trabaja directamente con el comisionado es el Jurado Hípico. Su presidente Wilfredo Lozano, hijo dijo que su grupo encargado de supervisar las carreras en vivo no corre con prisa para que se nombre un nuevo comisionado porque han estado en comunicación con Rivera Emmanuelli.

Lo dirán en su debido momento y nos lo informarán. Jaime es una persona seria y responsable y el está al tanto de todo lo que está pasando. Si tenemos algún problema, vamos directo a él”, dijo.

Además de supervisar el jurado Hípico, el director ejecutivo es quien tiene la última palabra en las decisiones de la hípica. Por ejemplo, fue el director ejecutivo quien fijó la fecha de reanudación de trabajos matinales y carreras en vivo en la pandemia.

Además, el director ejecutivo de dicha Comisión de Juegos es el supervisor del área de cuadras, en donde habitan 1,200 caballos de carrera que compiten en el hipódromo Camarero y en donde trabajan cientos de personas para decenas de entrenadores. Allí también operan dos clínicas veterinarias.

Mientras, a la empresa que opera el hipódromo, Camarero Racetrack Inc, sí le urge que el gobierno nombre un nuevo director ejecutivo, dijo el presidente de la empresa, Ervin Rodríguez.

“Tenemos prisa porque tenemos que atender unos asuntos importantes a los que le queremos dar seguimiento. Necesitamos que se nombre. La hípica es bien dinámica y aquí surgen muchas controversias de distintas índoles, tanto de los caballos, como de los dueños, criadores”, dijo Rodríguez.