Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Dulce María Téllez es el alma y corazón de las Mets de Guaynabo

Por José Ayala Gordián 03/25/2014 |00:00 a.m.
Ha llevado una doble responsabilidad en el renovado sexteto como líder de la joven escuadra y como su máxima anotadora.
La veterana central, en gestión de ataque contra el bloqueo de Wilnelia González, ha tenido una serie regular de ensueño tanto en defensa como en ataque. ([email protected])  

El plan de reconstrucción  que las Mets de Guaynabo comenzaron para  esta temporada de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) ha rendido los frutos esperados y, una buena parte del empuje que lleva  al sexteto  en pelea por un puesto clasificatorio  a la postemporada ha descansado  en los hombros de la central cubana Dulce María Téllez.

En un torneo nacional en el que, tradicionalmente, los equipos contratan jugadoras esquinas y opuestos que llevan una gran parte de la carga ofensiva, resulta raro y, a su vez refrescante, ver a una bloqueadora central como la principal anotadora de un club. Pero ése es sólo uno de los roles que Téllez ha llevado con orgullo y gallardía prácticamente desde el partido inaugural pues es, además, una de las jugadoras más veteranas dentro de la joven escuadra guaynabeña.

“Creo que la renovación va muy bien. Lo primero que trabajamos fue la química dentro del equipo, pues cuando hay jugadoras jóvenes y veteranas a veces la química se puede afectar. Pero, gracias a Dios, tenemos muy buena química y comunicación, y nos apoyamos las unas a las otras. Hasta ahora, entiendo, vamos muy bien en ese aspecto”, indicó la espigada jugadora a Primera Hora.

Téllez, quien desertó en suelo boricua en el 2006 durante la celebración de la V Copa Panamericana de la Confederación Norceca, ayudó a la Selección de Cuba a ganar la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas, Grecia. Y desde su debut en la LVSF en el 2010 como refuerzo de las Mets, Téllez ha ido mejorando y evolucionando su juego.

“Gracias a Dios me siento en una buena condición física… yo comencé en el 2010 como refuerzo y, como dicen, fueron mis primeros pininos (pasos) en una liga profesional. He ido evolucionando e, irónicamente, me he dado cuenta que mientras más vieja uno se pone (se ríe), se adquiere más madurez y hay ciertas experiencias que salen de uno que a veces ni piensas que las tienes. He aprovechado eso, pero claro, trabajando el doble de fuerte para mantenerme en buena condición para poder tener empuje y poder guiarlas (a las jugadores jóvenes de las Mets) también”, enfatizó Téllez.

Y la palabra “aportar” se queda corta al tratar de describir su desempeño con las jóvenes Mets que, contra todos los pronósticos, están actualmente empatadas con las Orientales de Humacao en el sexto y último puesto clasificatorio a la postemporada.

La jugadora es la anotadora principal del conjunto con 243 tantos, cuatro puntos por encima de la opuesto importada y compañera de equipo Meagan Ganzer y  buenos para ocupar la sexta posición global en todo el torneo. Asimismo, la central cubana marcha segunda en bloqueos (59), detrás de su compatriota Yasary Castrodad (61) quien  milita con las Orientales. Téllez ha ido aumentando su producción paulatinamente desde su ingreso a la liga hasta ahora, cuando ha puesto los mejores números ofensivos de su carrera.

“Quiero sacar lo mejor de mí, pero no para mí misma, sino para dejar ver que aunque seamos centrales no debemos limitarnos a esa posición… (demostrar que) podemos atacar por la cuatro,  defender y desarrollar a las jugadoras en todos los aspectos, que se vea que sí se puede”, indicó la voleibolista natural de Santiago de Cuba.

“Normalmente se tiende a limitar a las centrales al bloqueo y, a veces, un poquito de ataque. Pero quiero aportar en esa área de que sí se puede trabajar en todas las facetas, pues así tienes opciones de contar con una atacante más en juego”, añadió Téllez.

Sin embargo, además de su rol en cuanto a producción, Téllez se encuentra este año en una posición de liderazgo dentro de las renovadas filas de las Mets, rol que ha llevado con mucho compromiso.

“Tengo esa responsabilidad junto con Mili (Milianette Mojica), que es la otra veterana. Ellas han aprendido de mí, pero  también he aprendido mucho de mis compañeras. Me tocó la responsabilidad de halar al equipo,  de hacerles saber que sí se puede, que podemos seguir luchando y que esto no se acaba hasta el último punto”, afirmó Téllez.

Por su parte, la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) ha hecho público su interés en integrar a Téllez al programa nacional, y la jugadora dijo que está dispuesta a ayudar a la Selección en todo lo que sea posible.

“Cuando llegué a Puerto Rico estaba un poco indecisa porque había comenzado la transición y todavía estaba con el corazón dividido. Yo soy cubana, amo a Cuba y seguiré amando a Cuba, pero sí le he dejado saber (a la FPV) que si me necesitan estoy en la mejor disposición de ayudar a la Selección en lo que sea necesario, y si me llamasen hoy, pues allí estaré, con el favor de Dios“, enfatizó Téllez.

Tags

Mets de Guaynabo