Así como no hubo ambiente para reanudar o comenzar los torneos de Voleibol Superior de este año por causa de la pandemia del coronavirus, tampoco parece que existe movimiento para hacer realizar en este otoño las elecciones de la Federación Puertorriqueña de Voleibol.

Las elecciones están pautadas pera celebrarse, según la constitución de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), luego de los Juegos Olímpicos de cada cuatrienio. Eso significa que según la letra de la ley, las elecciones deben realizarse una vez se celebren las Olimpiadas Tokio 2020, las que fueron retrasadas para el 2021 por causa del COVID-19.

Siendo esa la realidad, el Comité Olímpico de Puerto Rico ha dejado en las manos de la FPV la decisión de hacer las elecciones este año o de esperar al 2021.

El actual presidente de la FPV y quien ha dicho que tiene intenciones de ir a la reelección, César Trabanco, dijo que consultará con los apoderados si hace las elecciones este año o las pospone.

“En julio tendremos una reunión”, dijo sobre el encuentro ordinarios entre las dos juntas de apoderados de las ligas superiores.

Si la decisión es a favor de votar este agosto, la FPV tiene que abrir un periodo para candidaturas.

Pero todo pinta a que no hay ambiente para hacer elecciones en estos días incertidumbre, por lo que Trabanco podría permanecer en la presidencia al menos hasta agosto del 2021.

El apoderado de las Llaneras de Toa Baja, Marcos Martínez, es uno de los que cree que no es momento para elecciones.

“Ha sido un año atípico y no hay voleibol. No sé tan siquiera si hay una persona dispuesta en medio de toda esta situación. Es más sabio quedarnos como estamos hasta que esto se normalice. No creo que es el momento”, dijo Martínez.

La actividad competitiva que la FPV monta, supervisa o avale está en cero ahora mismo por orden del gobierno.

Previo a la pandemia, nadie había presentado candidatura al puesto. Trabanco, de hecho, tampoco lo ha hecho.

Mientras, el apoderado de los Mets de Guaynabo, Ramón ‘Zurdo’ Rosado, cree que debe surgir un valiente en agosto.

“Si es César, o si es otro, tiene que empezar a trabajar desde ahora. No sería justo que coja las cosas cuando esté todo normal”, dijo.