Antes de la ceremonia de entrega de los premios Emmy, el próximo domingo, Game of Thrones certificó su estatus de favorito llevándose diez estatuillas anoche, momento en que se conocieron los ganadores de los rubros técnicos y creativos según la Academia de Artes y Ciencias Televisivas. La serie de HBO, que tiene un récord de 32 candidaturas este año, fue la ganadora en los rubros como créditos de apertura, música original, edición, sonido, efectos especiales, casting y stunts, entre otros. Chernobyl (en el apartado miniserie) y Free Solo (documental), se llevaron siete cada uno.




Aunque sea conocido como los "Emmys técnicos", también se conocen los triunfadores en la mayoría de las categorías, ya que el número de candidatos hace imposible que sean televisados todos. Muchos de ellos son muy célebres, como los apartados dedicados a actor y actriz invitados.

Este año, The Marvelous Mrs. Maisel arrasó en el apartado comedia: Luke Kirby se llevó el Emmy por su interpretación del muy real Lenny Bruce, mientras que Jane Lynch hizo otro tanto por su ficticia Sophie Lennon, némesis de la comediante protagonista de la serie de Amazon Prime Video que compone Rachel Brosnahan, que tiene un total de 20 nominaciones.

Los Fab Five de Queer Eye se llevaron el premio al mejor reality Crédito: Agencias

En drama, los premios fueron para dos actores de la tercera temporada de The Handmaid's Tale: Bradley Whitford como el comandante Lawrence y Cherry Jones como Holly, en el estremecedor episodio que lleva su nombre.

En ficción corta, Chris O'Dowd y Rosamund Pike se llevaron sus respectivos Emmy por State of the Union, una serie de diez minutos de Sundance TV/BBC 2 escrita por Nick Hornby y dirigida por Stephen Frears que los tiene como un matrimonio al borde de la disolución, que también se impuso como mejor ficción breve.

En lo que quizá haya sido la gran sorpresa de la jornada, el especial de Beyoncé Homecoming perdió en la categoría especial televisivo a manos del Carpool Karaoke que registraba el regreso de Paul McCartney a Liverpool.

Hannah Gadsby ganó su primer Emmy por escribir su espectáculo Nanette, mientras que Queer Eye for the Straight Guy ganó por mejor reality "estructurado".

El mejor documental del año fue Leaving Neverland, de HBO, centrado en las acusaciones de abuso sexual contra Michael Jackson; la serie documental fue Nuestro planeta, de Netflix y la serie informativa, para el fallecido Anthony Bourdain y su ciclo Parts Unknown, de CNN. 

Los Simpson (Fox) se impuso a sus jóvenes competidores, como BoJack Horseman, para quedarse con el Emmy a la mejor serie animada.