La periodista Ivette Sosa reaccionó hoy a la alegada implicación de su hijo al fraude a la Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA, por sus siglas en inglés).

A continuación sus declaraciones íntegras:

En los pasados días se ha mencionado en medios y redes sociales que mi hijo está relacionado a una investigación sobre solicitudes de beneficios del Pandemic Unemployment Assistance (PUA). Como madre han sido días difíciles.

Todos los que me conocen y han seguido mi trayectoria saben de mi apego y compromiso con la verdad. No obstante, debido a que hay investigaciones federales y locales en curso, he sido instruida por las autoridades a no hacer declaraciones sobre este asunto.

Con la misma responsabilidad con la que he formulado preguntas a otros, haré declaraciones públicas en el momento en que me sea permitido por las autoridades.

Agradezco a mis compañeros de labores y otras personas que me han expresado su preocupación por la situación.

Esta semana, la División de Robos a Bancos y Fraude a Instituciones Bancarias comenzó una pesquisa de dos alumnos del Colegio San Ignacio de Loyola luego de recibir el expediente del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos que detectó un presunto esquema de fraude con fondos federales del PUA.

Fueron los padres de estos estudiantes los que denunciaron que sus hijos recibieron cheques a través del correo a sus direcciones en San Juan y Aguas Buenas, quienes al cuestionarles, les indicaron que los habían obtenido mediante solicitudes fraudulentas, por lo que los adultos acudieron al Departamento del Trabajo a devolverlos.

Uno de los alumnos recibió un cheque por la cantidad de $7,458 y el otro por $6,126.

A pesar de que a través de las redes sociales se ha especulado que el alcance del fraude podría ser de dimensiones mayores e involucrar a decenas de estudiantes del nivel superior de otras escuelas públicas y privadas, la investigación al presente se circunscribe a estos dos casos.

Mientras, el Colegio San Ignacio de Loyola sostuvo el pasado martes que advino en conocimiento de estas alegaciones por medio de la prensa.

“Este tipo de actuación, de tener mérito, es inaceptable y está reñida con los valores morales y éticos que vivimos e inculcamos en nuestros estudiantes. El Colegio San Ignacio tiene cero tolerancia con la comisión de cualquier delito y, de resultar ciertas las alegaciones, se tomarán las más serias sanciones disciplinarias”, expresó la institución”, expresó en declaraciones escritas.