James Bond no solo ha reimaginado al mundo del espionaje, sino que también ha logrado un interés entre los fanáticos de los autos y de los compradores de clásicos. No es un secreto, que cuando algunos modelos aparecen en las películas del famoso agente secreto, disparan sus precios de manera impresionante.

Según un artículo publicado en RT noticias, los carros que conduce Bond en sus películas pueden llegar a aumentar su valor en más de un 1,000 por ciento tras aparecer en la pantalla grande, de acuerdo a un estudio de la aseguradora británica Hagerty.

De hecho, la popularidad de la saga llevó a que uno de los modelos que condujo el personaje incrementara su valor casi en un 5,000 por ciento.

Un ejemplo claro de esta tendencia fue el Aston Martin DB5 1965, famoso en los filmes ‘Thunderball’ y ‘Goldfinger’, estrenadas en 1964 y 1965, y que se vendió en 2019 por más de 6.35 millones de dólares, un precio 759 por ciento más alto que su valor estimado.

Asimismo, en el artículo se referencia al Land Rover Defender 110 Double Cab SVX 2014, que apareció en ‘Spectre’ (2015) y que fue subastado por 496,000 dólares, lo que supone un aumento en su valor del 937 por ciento.

El Lotus Esprit S1, que logró su aparición en la película The Spy Who Loved Me, llegó a venderse por $1 millon al dueño de Tesla y SpaceX, Elon Musk.
El Lotus Esprit S1, que logró su aparición en la película The Spy Who Loved Me, llegó a venderse por $1 millon al dueño de Tesla y SpaceX, Elon Musk.

Mientras que el Lotus Esprit S1 1977, conocido como ‘Wet Nellie’, que fue utilizado por el agente secreto en ‘The Spy Who Loved Me’, alcanzó 837,000 dólares, un enorme aumento del 4,908 % sobre su valor estándar.