“Estamos bien… fue un susto”.

Raymond Arrieta aún no sale de su asombro tras el incidente ocurrido esta madrugada en la Baldorioty de Castro, que provocó que algunas de las balas que se intercambiaron de dos carros alcanzaran los cristales de su apartamento en el edificio Cosmopolitan.

Arrieta llegó hace unas horas a la Isla y se encontró con su hijo, quien al momento de la balacera se encontraba durmiendo en el apartamento.

“Estamos viviendo unos tiempos tan y tan difíciles que uno no se siente seguro”, aseguró Arrieta  esta tarde durante la emisión de Día a día, acompañado de sus compañeros de animación Dagmar y Nelson del Valle.

Sin embargo, esto no le quita los deseos al animador de continuar luchando por la Isla. “Puerto Rico  tiene mucha gente buena, los buenos somos más… Hay que meterle mano a la delincuencia… No vamos a permitir que los delincientes se adueñen de la calle”, acotó.