El periodista deportivo Avelino Muñoz Stevenson vivió su vida con alegría. Siempre sonriente, buscándole el lado positivo a las cosas y tratando de alegrar a la gente con sus ocurrencias.

De esa misma manera que asumió su vida es que su familia quiere que el pueblo de Puerto Rico lo recuerde. Así lo expresó este viernes su hijo Jowell Muñoz, quien quiso compartir unas palabras con el país tras la muerte de su padre, quien falleció este miércoles, a las 4:50 de la tarde, en el hospital El Maestro en Hato Rey. Tenía 62 años.

“Se gozó la vida. Vivió su vida a plenitud y quisiera que lo recuerden con esa realidad”, expresó Jowell. “Desde la alta sociedad hasta los pobres, en cualquier lugar lo aceptaban”, agregó haciendo referencia al espíritu vivaracho y campechano de su padre, quien supo hacerse un lugar el corazón del pueblo.

El deseo de Avelino Muñoz Stevenson era morir rodeado de su familia y así fue. Sus hijos, Jowell y Eduardo, así como sus hermanas Mildred y Xenia, estuvieron con él hasta el último momento.  “Creo que le cumplimos su deseo”, compartió Jowell entre lágrimas.

A pesar del complicado cuadro de salud que atravesaba el periodista deportivo, su familia albergaba la esperanza de que se recuperaría como lo había hecho en el pasado. “No pensé que iba a ser tan rápido. Pensaba que iba a durar más. No quería hacer los arreglos fúnebres, quería esperar un poco más”, compartió su hijo mayor, toda vez que dijo que su padre fue su “maestro”, el incondicional, el que supo encaminarlo.

“Así viejito como lo veías, (yo) le tiraba mensajes ‘papi, tengo esta situación’ y me respondía. Hasta el último día fue mi mayor asesor”, compartió. Dijo, además, que su padre le enseñó a tener buena actitud hacia la vida al punto que le decía que “el día que estés de malhumor, mejor no salgas”.

Jowell indicó que este fin de semana dará a conocer los detalles de las exequias fúnebres del cronista deportivo, pero que su deseo era que lo velaran en la fundación Cabecitas Rapadas, a la que tanto apoyó y de la que fue su presidente. La familia también considera realizar una ceremonia en una entidad deportiva, por el compromiso y amor que tenía Avelino Muñoz hacia el deporte puertorriqueño. “Entiendo que será un solo día y abierto para el pueblo”, dijo.

Avelino Muñoz fue desahuciado en el 2016 ante su condición de enfisema pulmonar y una bacteria en el pulmón. A principios de mes fue hospitalizando en el hospital El Maestro, debido a serias complicaciones de salud. “Hace como tres semanas le dio una recaída donde se le comprometieron otros órganos y ya estaba muy débil”, comentó Jowell, quien recordó a su padre como “un personaje siempre con los pies en la tierra”, como un hombre que vivió con buena actitud y con una sonrisa contagiosa con la que alegró al pueblo puertorriqueño que tanto cariño le profesó.