“Esta obra para mí fue un gozo y, sobre todo, hablar de temas tan duros y de algo tan tabú como es el suicidio y la bipolaridad; poder hablarlo desde adentro, porque lo conozco y lo he vivido, pero también desde el humor. Me siento superfeliz con el resultado, sobre todo porque puedo contarlo”, compartió la actriz Carola García de su más reciente trabajo como escritora, “Blanco temblor".

Es la obra más personal que, como ella misma reconoció, constata su proceso de sanación después de años luchando con su salud mental. Es el texto que la regresará al teatro tan pronto vuelva a subir el telón.

“Es el producto de un camino bien largo”, dijo. “Escribir la obra y meterme en la obra y en esos personajes fue un proceso de mucha alegría y felicidad, de mucho placer”.

Es un texto autobiográfico con elementos de ficción, que parte de la relación de “Marina del Mar” -una astrofísica puertorriqueña, bipolar y sobreviviente de suicidio-, con su madre, “Candela”, y con sus amigas. Es una mujer marcada por las ausencias, “porque toda la gente significativa en su vida se ha muerto”, detalló la autora sobre el rol protagónico.

“Es una reflexión sobre el amor, la amistad entre mujeres, la salud mental, la bipolaridad”, agregó la artista, que también volverá a aparecer en el cine cuando estrenen cinco proyectos que realizó entre finales del 2019 e inicios de este 2020.

Yo soy bipolar y esto ha sido un proceso bien difícil, el yo aceptar mi condición y empezar a transformar esa visión que tenía de lo que es ser bipolar, y estoy aprendiendo gracias a la vida y a mucho esfuerzo de mi parte, y estoy muy bien, pero he estado muy mal en los últimos años”, confesó.

Con la obra "Blanco temblor", la artista espera volver al teatro tan pronto vuelva a subir el telón.

Está de vuelta y a manos llenas

Como parte de su condición, Carola Garçía tuvo intentos suicidas que, afortunadamente, logró superar. Ahora habla de estas realidades de forma tan honesta como responsable.

Lamenta la poca discusión pública sobre los temas relacionados a la salud mental y el estigma social que impera sobre quienes sufren estas condiciones. “Creo que es bien importante que se hable, porque no se habla de las condiciones mentales de una manera saludable”, puntualizó.

Se estima que en el 2019 hubo 176 casos de suicidio en Puerto Rico.

“La gente tiene la idea de que las personas suicidas están llamando la atención o es una changuería. Cuando la persona suicida quiere la muerte es porque no puede con el dolor que tiene; o sea, lo que quiere es desaparecer. Hay sus excepciones, pero dentro de la psiquis de una persona que esté en una situación suicida, como yo he estado, cuando uno ha estado ahí, uno lo que quiere es desaparecer, porque uno realmente piensa que el mundo va a estar mejor sin ti”, expuso la creadora del personaje infantil “Libris”.

La profesora del Departamento de Drama del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico reconoce el valor del equipo médico que la atiende y de todas las prácticas alternativas que realiza, pero muy en especial a sus amigas, “a la gente que me ha salvado del horror”.

“Ese viaje a la locura, esa reflexión hacia la salud mental que pretende esta obra de ‘Blanco temblor’, pues para mí es muy pertinente, porque de esto no se habla”, reiteró del trabajo que podrá en manos de su amiga y colega Sylvia Bofill para la dirección. A Omar Silva, de Cultura Profética, le encargó la musicalización de algunas escenas.

“También hablar de la salud mental desde un lugar humorístico, lúdico, pero de quien ha estado ahí, no es que estoy hablando desde fuera del pote, no, es que he estado en el pote”.