La guayanillense Leru Ruiz recuerda a sus abuelos participando activamente de las Promesas de Aguinaldos a los Santos Reyes y a las Santas Reinas. Fuera cantando o tocando algún instrumento, sus familiares no faltaban en esta tradición cultural durante las navidades.

Ella se inició como promesera hace siete años, a partir del fallecimiento de su abuelo materno, quien era cuatrista y devoto de la Virgen Milagrosa. También era promesero.

“Decido mandar esta promesa por él, justo cuando estoy empezando la universidad, y mando la promesa a la Virgen de la Milagrosa por él, a Santa Bárbara por esa familia extendida que son nuestros amigos, y por esas mujeres que hemos perdido año tras año, víctimas de la violencia doméstica, y a la Virgen de la Monserrate, por mi abuela por parte de padre, doña Aida, que también era promesera y devota de la Virgen de la Monserrate”, compartió.

Su promesa de aguinaldos va acompañada de una petición de prosperidad colectiva, tanto para ella como para su núcleo familiar y amistades. Tal petición llegó a oídos de José “Fofito” Morales, dueño de La Respuesta en Santurce, que en un momento dado quiso atestiguar este tipo de actividad junto con su madre, y de inmediato se ofreció a colaborar para poder llevarla a cabo y cumplir con su interés.

Durante la transmisión se podrá apreciar una instalación artística de un altar inspirado en los Santos Reyes y Santas Reinas, que incluye iconografía tradicional y contemporánea creada por Juan Fernando Morales, Yamil Collazo y Jose Luis Gutiérrez.
Durante la transmisión se podrá apreciar una instalación artística de un altar inspirado en los Santos Reyes y Santas Reinas, que incluye iconografía tradicional y contemporánea creada por Juan Fernando Morales, Yamil Collazo y Jose Luis Gutiérrez.

“Él pregunta en ese momento que quién debe, y allí es que Tato Torres, mi compañero, se comunica con mi papá, y le pregunta que quién debe una promesa, y mi papá le dice que yo, y Fofito entonces dice vamos a ayudarle a pagar esa promesa porque quiero verla y por cosas de la vida resulta ser que Fofito también es devoto de Santa Bárbara, entonces, eso fue otra manera más de conectarnos”, contó Ruiz.

Desde entonces comenzaron a unir esfuerzos e intenciones en favor de mantener esta tradición, y como ya en La Respuesta se había establecido una entrega de regalos el Día de Reyes, decidieron unir ambas actividades, convirtiendo la fecha en una gran fiesta para la comunidad.

Ese ambiente familiar que regularmente se genera es lo que se podrá apreciar durante la transmisión mañana, desde las 7:00 p.m., a través de las páginas en Facebook del Instituto de Cultura Puertorriqueña y de La Respuesta. Junto con la promesera estarán Tato Torres y su grupo, Chivo Loco, y Ariel “Yei” Ruiz. Será alrededor de una hora y media de aguinaldos jíbaros que la audiencia podrá seguir desde sus respectivos hogares, sin costo de acceso.

“Personalmente para mí esto es mi familia, y mis abuelos; es recordar técnicamente todo lo que hacía Toño Puro, como cariñosamente le llamábamos a mi abuelo, y todo lo que yo hacía con doña Aida, que es mi otra abuela. Mi abuela no se perdía ninguna promesa, mi abuelo tampoco; mi abuelo estaba todo el tiempo tocando el cuatro. y para mí es poder recordarlos a ellos, y sentir de alguna manera u otra que esa presencia existe”, expuso la cantora.

Ruiz lamentó que este año, por causa de la pandemia del COVID-19, no se realizará la actividad como lo han hecho por los pasados siete años, y en su lugar, se grabó para transmitirla el Día de Reyes. La entrega de regalos, por el contrario, sí ocurrirá tipo servicarro, a partir de las 5:00 p.m.

“Para mí es bien sentimental, porque cuando termino la promesa lo que sentí fue un vacío bien grande por no tener a los niños y a la gente allí. Estuve revisando pietaje de otros promesas, no siempre se graba, pero tengo pietaje de promesas anteriores y ver cómo los niños estaban todo el tiempo jugando, brincando, corriendo cerca del altar, que en aquel momento nos deba preocupación que se fuera a caer, o que se fuera a caer algo del altar, ahora mismo el no tenerlo, fue una sensación tan triste”, lamentó.