Placeholder

Por Milly Cangiano

Primera fila

El Camilo Sesto que conocí

09/08/2019
Camilo Sesto (Archivo)
Camilo Sesto (Archivo)
"Vi a un ser humano luchador, trabajador y muy talentoso"

Las muertes de dos amigos, Camilo Sesto y Evelio Taillacq, me impactaron mucho ya que con ambos viví momentos importantes en mi carrera como periodista. 

Conocí a Camilo Sesto mientras estudiaba en la UNAM en México. Era el nene lindo de Ariola, la disquera que lo catapultó en el mundo entero. Camilo era celoso a la hora de entregar sus composiciones, pero fue precisamente a solicitud de la disquera que escribió Si me dejas ahora, para José José, uno de los grandes éxitos del “Príncipe de la Canción”. 

La casa de la actriz Lucía Méndez se convirtió en el escondite de Camilo cuando quería salir del hotel, y allí lo conocí. Desde entonces me trató con mucha deferencia y respeto. 

Lourdes Ornelas, la secretaria de Lucía, tuvo un romance del cual nació Camilo, hijo. Sin embargo, tanto ella como él mantuvieron su romance en secreto pues no querían hacer un show. 

Cuando Lucía vivía en Puerto Rico, Camilo vino y dio una conferencia de prensa. Esa noche su gran amiga le tenía una cena en su casa, y allí la diva mexicana le contó que acababa de grabar con “Burbujita” y “Bolillo” compartiendo su historia y motivando a los niños a luchar para alcanzar sus metas. Me dijo que le encantaría hacer el segmento llamado “Fuimos niños”, y cumplió su palabra. 

Después de concluir sus presentaciones en la Isla, Camilo llegó al estudio a conocer a “Burbujita” y “Bolillo”. Fue honesto cuando habló de su niñez, de los muchos grupos musicales con los que cantó y hasta de los concursos en los que no ganó, pero sus canciones fueron las más vendidas. Hasta los técnicos se sorprendieron de lo sencillo que fue. 

Contrario a lo que muchos decían de que era un prepotente y divo, la realidad es que ese no fue el Camilo que conocí. Vi a un ser humano luchador, trabajador y muy talentoso. 

Tuvo problemas de alcohol y drogas, lo aceptó entrando a hospitales para su rehabilitación, y lo reconoció públicamente. 

Lo que nunca entendí fue la poca comunicación que tuvo con su hijo, que hasta hace unos meses el equipo de trabajo de Camilo le impidió la entrada a ver a su padre. No sé si lo mantenían enajenado. Camilo, hijo, tiene ahora 34 años. 

Los problemas con su peso y su afán de verse joven lo llevaron a prácticamente cambiar su fisonomía por las cirugías plásticas a las que se sometió. 

Camilo vivió a plenitud y su gran legado es haberle dejado al mundo su música de amor y desamor, algo que sufrió en carne propia. Que en paz descanse, Camilo, gracias por tu música y amistad. 

Bueno, y de España nos mudamos a Miami donde el animador, actor y periodista Evelio Taillacq falleció la pasada semana, víctima de cáncer de páncreas. Evelio trabajó en Puerto Rico como animador y actor. Animó los programas Mucho gusto, Gózatelo al mediodía y La gran noche de Hello WAPA. Luego se fue a Telemundo Miami. Sus últimos años los trabajó como periodista y escribió varios libros dedicados a su patria, Cuba, de donde salió cuando el éxodo de Mariel. No dudo que se haya ido antes para escribir la llegada de un gran artista, Camilo, al cielo. Que en paz descansen Camilo y Evelio. 

Tags

Camilo Sesto