Varias figuras puertorriqueñas en la diáspora, como son la presentadora Daniela Droz, el actor y empresario Julián Gil, la periodista María Celeste Arrarás y la comediante Noris Joffre, mantienen cierto nivel de actividad en medio de la paralización de gran parte de los trabajos en el estado de Florida debido a la pandemia de coronavirus Covid-19.

La periodista María Celeste Arrarás se mantiene ocupada a tiempo completo, ya que el programa Al rojo vivo, de Telemundo, amplió a dos horas de transmisión ante el alto flujo de informaciones sobre la enfermedad que en la última semana ubicó a Estados Unidos con más de 100,000 casos positivos. Lamentó que las autoridades en la ciudad de Miami no estén tomando decisiones más severas, como una sola unidad, sino que cada condado está tomando decisiones independientes, y no hay un control.

“Esto es una cuestión que se va a ver más dentro de una dos semanas, porque es cuando se cumple tiempo de la oleada de la gente que estuvo en spring break con el relajo que tenían”, lamentó la comunicadora. “Es frustrante para los que estamos guardando cuarentena voluntaria, para los que estamos cuidando de nuestras familias, ver a este chorro de irresponsables y cuando se vengan a percatar de lo que está pasando, ya va a haber explotado la cosa y los hospitales van a estar los colapsados“.

Arrarás aplaudió el manejo de la emergencia por parte de la gobernadora Wanda Vázquez en la Isla, aduciendo que ”ha bregado muy bien, porque ha sido clara y contundente“ en la toma decisiones. “A nosotros no nos puede entrar esa plaga con fuerza en Puerto Rico, porque como está el sistema hospitalario que conocemos, es muy difícil ganarle la guerra en Puerto Rico”.

La actriz y conductora Daniela Droz, asimismo, continúa el segmento de entretenimiento “Acceso Total“, que realiza para Telemundo 31, en la ciudad de Orlando, pero desde su hogar. El llamado de aislamiento social llegó justo un día después que sus padres llegaron a visitarla a ella, y a su hijo, Kenito, para disfrutar del receso por vacaciones de primavera.

“Cerraron los parques ese fin de semana, cancelaron un evento que íbamos a ir el sábado (14 de marzo), y empezaron a cancelar y cerrar cosas, y ahí es donde nos asustamos, y desde esa fecha, llevamos más de 15 días guardados, de que nos encerramos en esta casa y lo que hacemos es que salimos a la parte del al frente, y atrás, más nada”, contó. Los estudios de su hijo, fruto de su terminada relación con el reguetonero Ken-Y, comenzarán mañana desde el hogar, lo que sabe será un reto para su tolerancia.

Droz reconoció que la incertidumbre es lo que más le da vueltas en la cabeza, pero intenta buscar el lado positivo. “He tenido que reinventarme con mi hijo, dialogar con mis padres, cosas que a veces uno deja para después con la excusa de que no tienes el tiempo, pero mi temor es no saber cómo vamos a resolver esto, o hasta cuándo va a durar”.

Julián Gil estaba presto a salir ayer hacia las instalaciones de Univisión en Miami, cuando habló con este diario. Cumplir con la animación del programa “República deportiva“ y salir al supermercado son sus únicas salidas desde que comenzaron a aumentar los casos positivos de Covid-10 en Florida.

La pandemia lo sorprendió a menos de dos meses de la boda de Nicole -la mayor de sus tres hijos- pautada para el 2 de mayo. La pospusieran para agosto, y entonces conocieron que su próximo yerno, Iñigo, fue diagnosticado con cáncer. “Ha sido durísimo”, dijo. “Por decisión de Nicole y de él, decidieron luchar contra esto (la enfermedad), y luego celebraremos doble, porque estamos bien positivos en que saldrá bien de esto”.

Nicole e Iñigo residen en Madrid, España, y allá recibiendo el tratamiento para el cáncer, por lo que constantemente están entrando y saliendo del hospital, no obstante, se están cuidando, indicó el actor. “Si no te cuidas, te puede dar no importa donde estés”.

El negocio La Placita lo mantiene abierto solo para recoger o entregas, lo que representó que solo queden trabajando tres de 28 empleados.

A nivel artístico, Julián Gil espera poder concretar una película que rodaría partir de abril en Perú y una obra para la que ya ensayaba en México. Mientras tanto, todos los días cocina, hace ejercicios, ve televisión y hace cosas que regularmente no hace.

La comediante Noris Joffre ha visto toda su actividad artística detenida, por lo que se mantiene haciendo sus rutinas de ejercicios para liberarse un poco de la nueva cotidianidad. “Creo que de aquí salgo boxeador”, bromeó por las prácticas que hace con su hijo Ricardo André.

El pasado sábado tuvo otro respiro al participar de un encuentro virtual con sus excompañeras del programa “Entre nosotras”, Sonia Valentín, Maricarmen Avilés y Alba Nydia Díaz.

Noris Joffre
Noris Joffre

“Después de dos semanas casi encerrada en la casa, después que me quitaron microteatro, después que me quitaron radio porque estaba participando en El Circo, después de pensar en todo lo que se había parado, y no sé cuándo van a volver a arrancar las cosas que estaban pautadas, y si vuelven a arrancar, el día de ayer (sábado) fue tan maravilloso, que me hizo salir de la rutina loca que estamos viviendo, y pude entrar en el mundo cibernético con las muchachas y nos sentimos todas en otro canal”, compartió.

Residente del Condado Brevard, Joffre confía en que un espectáculo “El risatón”, que haría junto con otros comediantes y el imitador Julio Sabala, en Las Vegas, se mantenga para el 24 de junio.

“A mí lo que me preocupa no es solo esto, sino lo que va a pasar después. Cuántos suicidios van a haber, cuántas depresiones van a haber, con todo el sistema colapsado, económicamente nos vamos a ver agarrados por los rabos, y ahí es que viene la real pandemia”, reflexionó.