La cantante Alejandra Guzmán fue operada de emergencia  por las secuelas que le quedaron luego de que hace unos años le inyectaran material tóxico para aumentar el tamaño de sus glúteos.

"Estoy bien, gracias a Dios. Me sacaron un pedacito más de lo feo, de lo malo que hace ocho años me metieron por ahí, pero todo está bien y me estoy recuperando, y me está visitando mi papá para darme amor y besos", dijo la artista mexicana en una entrevista al programa "Ventaneando".

De acuerdo al comunicado dado a conocer por la agencia que representa a la cantante, Guzmán sufrió una "intervención quirúrgica en donde se le practicó con éxito la resección y exéresis del tejido afectado".

La cantante tiene 52 años.

También se indicó que fue dada de alta el mismo día de la intervención, el lunes, pero la intérprete de éxitos como "Eternamente bella" comentó que fue hasta el día siguiente que salió del hospital.

"La verdad me siento muy bien, gracias a Dios reconozco ya este síntoma y cuando hay una reacción prefiero actuar rápido".